DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

domingo, 13 de julio de 2014

VIRGEN DEL CARMEN


http://www.revistaecclesia.com/wp-content/uploads/2012/07/Virgen-del-Carmen2.jpg



El próximo 16 de Julio recordaremos a Nuestra Señora del Carmen. Reflexionemos un poco sobre esta advocación y las grandes promesas de su escapulario.
Santa María en el Monte Carmelo, referida comúnmente como Virgen del Carmen o Nuestra Señora del Carmen, es una de las diversas advocaciones de la Virgen María. Se llama así porque procede del llamado Monte Carmelo en Israel, un nombre que deriva de la palabra Karmel o Al-Karem y que se podría traducir como "jardín". Existen hoy en día órdenes carmelitas repartidas por todo el mundo, masculinas y femeninas, las cuales giran en torno a esta figura mariana.



ORIGEN DE LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN Y EL MONTE CARMELO

El Carmelo era sin duda, el monte donde numerosos profetas rindieron culto a Dios. Los principales fueron Elías y su discípulo Eliseo, pero existían también diferentes personas que se retiraban en las cuevas de la montaña para seguir una vida eremítica. 
Esta forma de oración, de penitencia y de austeridad fue continuada siglos más tarde, concretamente en el III y IV, por hombres cristianos que siguieron el modelo de Jesucristo y que de alguna forma tuvieron al mismo Elías como patrón situándose en el valle llamado Wadi-es-Siah.


A mediados del siglo XII, un grupo de devotos de Tierra Santa procedentes de Occidente, decidieron instalarse en el mismo valle que sus antecesores y escogieron como patrona a la Virgen María. Allí construyeron la primera Iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo. 
Desde su monasterio quisieron vivir bajo los aspectos marianos que salían reflejados en los textos evangélicos: maternidad divina, virginidad, inmaculada concepción y anunciación. Estos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oración y la pobreza, fueron la cuna de la Orden de los Carmelitas, y su devoción a la Virgen permitió que naciera una nueva advocación: Nuestra Señora del Carmen.

 


ORÍGENES DEL CULTO

[Estampa religiosa de la Virgen del Carmen]Según la tradición carmelita, el 16 de julio del año 1251, la imagen de la Virgen del Carmen se le habría aparecido a San Simón Stock, superior general de la Orden, a quien le entregó sus hábitos y el escapulario, principal signo del culto mariano carmelita. La veneración recibió reconocimiento papal en 1587.




Según esa tradición, la Virgen prometió liberar del Purgatorio a todas las almas que hayan vestido el escapulario durante su vida, el sábado siguiente a la muerte de la persona y llevarlos al cielo, creencia que ha sido respaldada por los Pontífices. La iconografía principal de la Virgen la muestra portando dicho escapulario. La devoción mariana hacia la Virgen del Carmen se extendió a muchos países de Europa y América, destacando entre ellos España, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Panamá, Perú y Venezuela.


ESCAPULARIO
El escapuario, nos dispone el amor a Dios y a la verdadera contrición del pecado si lo recibimos con devoción.

Las comunidades religiosas llevan su hábito como signo de su consagración a Dios. Los laicos no pueden llevar hábito, pero los que desean asociarse a los religiosos en su búsqueda de la santidad pueden usar el escapulario.
  
La Virgen dio a los Carmelitas el escapulario como hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella. Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre el pecho y otra sobre la espalda (scapulae). Se usa bajo la ropa. 




LA VIRGEN MARÍA ENTREGA EL ESCAPULARIO EL 16 DE JULIO DE 1251
En el año 1246 nombraron a San Simón Stock general de la Orden Carmelita. Este comprendió que, sin una intervención de la Virgen, a la orden le quedaba poco tiempo. Simón recurrió a María poniendo la orden bajo su amparo, ya que ellos le pertenecían. En su oración la llamó "La flor del Carmelo" y la "Estrella del Mar" y le suplicó la protección de toda la comunidad.
En respuesta a esta ferviente oración, el 16 de julio de 1251 se le aparece la Virgen a San Simón Stock y le da el escapulario para la orden con la siguiente promesa:
"Ese debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno".


Muy pronto empezaron a notarse en todas partes las bendiciones y ayudas tan especiales que la Madre de Dios concedía a los que llevaban con fe y devoción el Santo escapulario. Incendios que se detenían. Inundaciones que se calmaban, tentaciones que se alejaban. Pecadores que se convertían. En Francia en plena batalla el rey Luis XI vio que a un soldado le llegaba una flecha dirigida hacia su corazón y en cambio se le clavaba en el escapulario y no le hacía ningún daño. Inmediatamente el rey y todos sus generales pidieron el escapulario y se lo colocaron. Lo que salva de los peligros no es el escapulario en sí, sino la Santísima Virgen que protege y defiende a quienes llevan a esa insignia como señal del aprecio y la devoción que sienten por Ella.


PROMESAS VINCULADAS AL ESCAPULARIO DEL CARMEN
En algunos casos, el uso del escapulario se acompaña de promesas como la protección de la condena eterna o algunos otros privilegios. Esas promesas se dan en un cuadro de revelaciones personales a miembros de la orden a partir de visiones.

 
El más difundido de entre todos los escapularios es el de la Virgen del Carmen, que cuenta con el llamado privilegio sabatino: existe la tradición de que la Virgen, a los que mueran con el Santo Escapulario y expían en el Purgatorio sus culpas, con su intercesión hará que alcancen la patria celestial lo antes posible, o, a más tardar, el sábado siguiente a su muerte.


Está autorizado el uso de una medalla en lugar del escapulario del Carmen, con tal de que por un lado lleve la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y por el otro una de la Santísima Virgen: La imposición debe realizarse con Escapulario de tela. A pesar de ello, el mismo San Pío X, al conceder esta dispensa, recomendó el uso del Escapulario de tela. Este es más simbólico, por ser una expresión abreviada del hábito del Carmen.

España es uno de los países donde más arraigada se encuentra esta advocación. Los pescadores han nombrado a la Virgen del Carmelo su fiel protectora y además la Marina Española le ha concedido el título de Patrona. Por esta razón, la Virgen del Carmen es conocida como la "estrella de los mares".


LA ESTRELLA DEL MAR Y LOS CARMELITAS

Los marineros, antes de la edad de la electrónica, dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso océano. De aquí la analogía con la Virgen María quien como, estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo. Por la invasión de los sarracenos, los Carmelitas se vieron obligados a abandonar el Monte Carmelo. 
Una antigua tradición nos dice que antes de partir se les apareció la Virgen mientras cantaban el Salve Regina y ella prometió ser para ellos su Estrella del Mar. Por ese bello nombre conocían también a la Virgen porque el Monte Carmelo se alza como una estrella junto al mar.


CARMELITAS EN ESPAÑA
El primer convento carmelita de la Península Ibérica aparecería en Perpiñán (Francia), entonces ciudad de la Corona de Aragón, estableciéndose su fecha fudacional entre 1265 y 1269. Su propagación fue rápida por toda la península ibérica, llegando a Sevilla en 1358, ciudad desde la que se impulsará la creación de la destacada Provincia Bética Carmelitana, en 1499. En esta época empezarán a surgir las primeras comunidades femeninas de religiosas carmelitas en todo el territorio. Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, también durante el siglo XVI, introdujeron profundas reformas en el seno de la Orden dando origen a los Carmelitas Descalzos.



ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

"Tengo mil dificultades:
Ayúdame.
De los enemigos del alma:
Sálvame.
En mis desaciertos:
Ilumíname
En mis dudas y penas:
Confórtame.
En mis enfermedades:
Fortaléceme.
Cuando me desprecien:
Anímame.
En las tentaciones:
Defiéndeme.
En las horas difíciles:
Consuélame.
Con tu corazón maternal:
Ámame.
Con tu inmenso poder:
Protégeme.
Y en tu brazos al expirar:
Recíbeme.
Virgen del Carmen
Ruega por nosotros.
Amén".


martes, 17 de junio de 2014

CORPUS CHRISTI 2014


CORPUS CHRISTI



La Fiesta del Corpus (22/06/14), también llamada "del Cuerpo y la Sangre de Cristo" o "Corpus Christi", es la fiesta de la Eucaristía. Esta solemnidad nos convoca ante el misterio del cuerpo entregado y de la sangre derramada por nosotros. Un misterio que el Jueves Santo tiene la fiesta de su Institución y en el Corpus tiene una gozosa fiesta de la respuesta de fe. 
 

La Eucaristía tiene dos dimensiones: su celebración (la misa) y su prolongación, con la reserva del Pan eucarístico en el Sagrario y la consiguiente veneración que le dedica la comunidad cristiana. 

La finalidad principal de la Eucaristía es su celebración y la comunión con el Cuerpo y Sangre de Cristo, que ha querido ser nuestro alimento para el camino de la vida.
En esta fiesta se quiere dar un realce especial, para hacer un homenaje agradecido, público, multitudinario de la presencia real de Cristo; incluso para sacar en procesión el Santísimo Sacramento por las calles y las plazas, para afirmar el misterio del Dios con nosotros en la Eucaristía, su compañía.
Tenemos necesidad de renovar nuestra fe en la presencia verdadera de Cristo en la Eucaristía, de manifestarla de forma pública, de sentirnos en la procesión de Corpus pueblo de Dios en camino, presididos y precedidos por Cristo, Pastor y guía, presencia y viático de nuestro caminar, misteriosa compañía de Dios.


La Eucaristía sigue siendo la opción fundamental de nuestra fe. Ante el misterio del pan de vida, el sacerdote tiene que renovar su adoración, y el cristiano confesar que, es un misterio que trasciende su inteligencia. 

La Eucaristía nos pone de rodillas, confunde nuestro orgullo y nos abre a la humildad y al gozo de la fe en la palabra y en el poder de Cristo. Solo así se convierte para nosotros en misterio de luz y de vida.



En este día del CORPUS CHRISTI, estamos llamados a entrar en un lugar donde el pan y el vino dejan de serlo para convertirse en permanente presencia de Cristo en la Eucaristía. Con la Eucaristía,vamos a salir enriquecidos,no de bienes materiales,sino llenos de Espíritu, en el corazón y en el alma.  

Llenos de valores espirituales, de compromiso cristiano, de oración, de vigilancia, de familia,  de los amigos,  de vida..




La fiesta del Corpus es demasiado grande para quedarse en los cuatro muros de un templo. Es tan grande su misterio y su fé, que sale de la mejor catedral o de la Iglesia más pequeña para recorrer todas las calles y plazas de esa localidad.... Es tan apreciada la presencia del Señor en la Eucaristía, que necesitamos seguirle, cuando Él, por delante, sale al asfalto de nuestras calles.



CELEBRACIÓN DEL CORPUS EN SEVILLA LA NUEVA



La fiesta del Corpus Christi conmemora la institución de la Eucaristía y, en este día, sale a las calles de cada pueblo o ciudad la Custodia, que tiene el Cuerpo Consagrado de Cristo.





El pueblo de Sevilla la Nueva ha vuelto a brillar esta mañana, con luz propia en la celebración del Corpus Christi, que un año más ha atraído a multitud de personas que han contemplado el recorrido profesional de la Custodia por las engaladas calles de la localidad.







Una lluvia de intensos colores, marcó el despertar de las plazas del municipio de Sevilla la Nueva, esta mañana de domingo, con la celebración del día del Corpus.

Los altares y el suelo tapizado de tomillo y lavanda, revestían el oscuro asfalto de las calles, para dar paso a la celebración del Corpus Christi.



Los jóvenes del municipio que se están preparando para la comunión y confirmación, junto con los catequistas y un grupo amplio de feligreses han sido los alfombristas que han hecho posible, el arte de las alfombras en el gran día del Corpus Christi en Sevilla La Nueva.






Desde las 00:00 h. de este domingo del Corpus, estuvieron elaborando las 4 alfombras que han decorado nuestras plazas y calles, al igual que varias catequistas y vecinos de la localidad estuvieron instalando altares que también han engalado las calles del pueblo.


Mientras observaban una de las alfombras, los sevillanovenses comentaban sonrientes que el Corpus "representa una gran vivencia, en nuestro pueblo desde hace muchos años", y que en los últimos años se está creando una gran tradición alfombrística en nuestra localidad, que cada año atrae a multitud de personas tanto para elaborarlas como para admirarlas. 


Las alfombras perfectamente elaboradas, crean mucha ilusión porque da a la fiesta mayor colorido y mayor ambiente de festividad.

Tras la misa oficiada por nuestro párroco,   D. Jesús, que se celebró a las 11:00 h. tuvo lugar la procesión por las calles de la localidad. En ella, los devotos siguieron al Cuerpo de Cristo, pasando por las alfombras y altares que con tanto cuidado y esmero se han estado elaborando durante toda la noche.





 
La Custodia, salió y entró de la Iglesia, bajo Palio, (recién estrenado el año pasado), estando acompañada por el sacerdote  y por los diferentes vecinos de la localidad, en todo el recorrido de la procesión.








Los niños que han heho la primera comunión este año, precedieron la procesión, lanzando miles de pétalos, flores y tomillo, en acto de fervor en este día tan importante para la fe cristiana.
La procesión tuvo lugar por diferentes calles de la localidad,  en cuyo recorrido se han  engalanado diferentes altares, balcones y alfombras preciosamente decoradas.





Los altares, se instalaran en diferentes calles del recorrido de la procesión, con motivos eucarísticos, haciendo de ellos monumentos de gran belleza. 
Una vez, en los altares, la procesión se paraba para orar ante ellos, mientras los niños de Primera Comunión tiraban pétalos de flores en dicho altar.




La procesión de la Eucaristía finalizó nuevamente en la Iglesia, dando así por finalizada la fiesta de la Solemnidad del Corpus et Sanguis Christi.




"La Eucaristía significa y realiza la comunión de vida con Dios y la Unidad del Pueblo de Dios por las que la Iglesia es ella misma".

Con la Eucaristía, Cristo nos promete una verdadera comunión de vida, la santificación de nuestro cuerpo, y la resurrección futura
 

"FELIZ SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI"

viernes, 6 de junio de 2014

PENTECOSTÉS

PENTECOSTÉS
SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN


Pentecostés (08/06/14), es la celebración de la venida del Espíritu Santo, cincuenta días después del Domingo de Resurrección; esta fiesta pone fin al tiempo pascual. Dios nos envió su Espíritu sobre los Apóstoles para darles fuerza y ayudarlos a transmitir su mensaje. 
 



El símbolo del Espíritu Santo es la Paloma, Lenguas de fuego y el viento. 


Los sacerdotes visten de rojo, símbolo de la presencia del Espíritu Santo.





Durante Pentecostés se celebra el descenso del Espíritu Santo y el inicio de las actividades de la Iglesia. Por ello también se le conoce como la celebración del Espíritu Santo. En la liturgia católica es la fiesta más importante después de la Pascua y la Navidad.





¿CUÁNDO EMPEZÓ LA CONFIRMACIÓN?

Cincuenta días después de que Cristo murió y resucitó, estaban reunidos los once apóstoles. Todos tenían mucho miedo. Entonces bajó sobre ellos el ESPÍRITU SANTO de Dios en forma de lenguas de fuego. En ese momento su debilidad y miedo se convirtieron en fuerzas sobrehumanas para ir a enseñar y a defender delante de todos, lo que Cristo les había enseñado. Este día se llamó PENTECOSTÉS

A partir de este día los Apóstoles empezaron a transmitir la palabra y enseñanzas de Dios e imponían las manos a otros hombres para que recibieran el Espíritu Santo.



¿QUÉ ES LA CONFIRMACIÓN?

La confirmación es el sacramento en el que Dios te da el Espíritu Santo, y en el cual se perfecciona la gracia bautismal fortaleciéndonos en la fe, en el amor a Dios y al prójimo, y haciéndonos soldados y apóstoles de Cristo.


Nos da también audacia para cumplir el derecho y el deber, que tenemos por el bautismo de ser apóstoles de Jesús, para difundir la fe y el Evangelio, mediante la palabra y el buen ejemplo.




¿QUÉ PASA CUANDO RECIBIMOS EL ESPÍRITU SANTO?

*Crecen nuestras fuerzas espirituales. Igual que les pasó a los apóstoles, se hace más fuerte nuestra fe. Se nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo.

*Nos hacemos soldados de Cristo. Esto no significa que luchemos o matemos por Cristo. Jesús no nos enseñó la violencia. Ser soldado de Cristo significa que:
- Somos leales a Cristo nuestro Rey, enseñando sin miedo a todos que somos católicos, sin sentir jamás vergüenza de la cruz.
- Le defendemos cuando alguien habla mal de Él o de su religión.
- Le servimos, tratando de extender su reino de amor entre los hombres.

 
*Nos unimos más a Cristo y a la Iglesia. Porque por nuestra propia voluntad decidimos formar parte de ella.



¿CÓMO SE HACE LA CONFIRMACIÓN?


La confirmación debe hacerla el Señor Obispo o un delegado suo. Sólo en el caso de que haya peligro de muerte puede confirmar cualquier sacerdote. 

El obispo unta el Santo Crisma en forma de cruz en la frente de la persona a confirmar. El Santo Crisma es un aceite especial que el Obispo bendice cada año en la misa del Jueves Santo.
Después el Obispo le impone la manos y le dice: "Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo".




La cruz que se hace sobre la frente es un símbolo poderoso si se entiende de verdad :¿Vivo todos los días como si llevara una cruz de mi Rey Cristo marcada en la frente?

El beso de paz con el que concluye el rito del sacramento de la confirmación significa y manifiesta la comunión eclesial con el obispo y con todos los fieles.



¿QUÉ NOS EXIGE EL ESTAR CONFIRMADOS?

Al recibir la confirmación nos obligamos a:


*Tratar de tener buena cultura religiosa, para poder defender la fe contra sus enemigos. 

*A que, cuando hables de tu religión católica, no te importe lo que opinan otros de ti. Tenemos que recordar siempre, que somos soldados valientes de Cristo.

*A hacer Apostolado, esto significa, a trabajar para ayudar a otras personas en sus necesidades humanas y a que conozcan a Cristo y todas sus enseñanzas.

*A tratar de Vivir en Gracia, esto es, vivir sin pecado en nuestra alma.



 ¿QUÉ SE NECESITA PARA PODER CONFIRMARSE?
Para confirmarse se necesita profesar la fe católica y estar bautizado. Todo bautizado puede y debe recibir el sacramento de la Confirmación.


 
Puesto que Bautismo, Confirmación y Eucaristía forman una unidad, de ahí se sigue que "los fieles tienen la obligación de recibir este sacramento en tiempo oportuno", porque sin la Confirmación y la Eucaristía, el sacramento del Bautismo es ciertamente válido y eficaz, pero la inciación cristiana queda incompleta.






*Estar en gracia, es decir, no tener pecado alguno. Conviene recurrir al sacramento de la Penitencia para ser purificado en atención al don del Espíritu Santo. Hay que prepararse con una oración más intensa para recibir con docilidad y disponibilidad la fuerza y las gracias del Espíritu Santo.
 


*Estar preparado para ser testigo de Cristo. La preparación para la Confirmación debe tener como meta conducir al cristiano a una unión más íntima con Cristo, a una familiaridad más vida con el Espíritu Santo, su acción, sus dones y sus llamadas, a fin de poder asumir mejor las responsabilidades apostólicas de la vida cristiana.


*Querer recibir el sacramento de la Confirmación.

*Para la Confirmación, como para el Bautismo, conviene que los candidatos  busquen la ayuda espiritual de un padrino o de una madrina. El padrino debe ser un católico que viva como tal y que ya esté confirmado. Conviene que sea el mismo que para el Bautismo a fin de subrayar la unidad entre los dos sacramentos. Y el padrino debe hacer cuanto pueda para que su ahijado lleve una vida católica plena.

 


YA HEMOS RECIBIDO LA CONFIRMACIÓN


El sacramento de la Confirmación nos une más íntimamente a la Iglesia y nos enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras.




Recuerda que cuando se recibe el signo espiritual, el Espíritu de sabiduría e inteligencia, el Espíritu de consejo y de fortaleza, el Espíritu de conocimiento y de piedad, el Espíritu de temor santo, y guarda lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado con su signo, Cristo Señor te ha confirmado, renovando tus compromisos bautismales y poniendo en tu corazón la prenda del Espíritu, como el día de Pentecostés lo hizo con sus discípulos.

Vivamos el día de Pentecostés como una gran fiesta, el día en la que nació la Iglesia,  el día en el que el Espíritu Santo fue enviado a los Apósotoles, y el día en ele que renovamos nuestras vidas en espíritu y verdad.



 
UN SOLO CUERPO Y UN SOLO ESPÍRITU
UN SOLO SEÑOR, UNA SOLA FE,
UN SOLO BAUTISMO, 
UN SOLO DIOS Y PADRE DE TODOS,
QUE ESTÁ SOBRE TODOS, POR TODOS Y EN TODOS

martes, 27 de mayo de 2014

FIESTA FIN CURSO CATEQUESIS

FIESTA FIN DE CURSO 
 CATEQUESIS 2014





Queridos padres y niños:

La fiesta de fin de curso de Catequesis tendrá lugar el día 31 de mayo en el recinto del comedor del Colegio Duque de Rivas en Sevilla la Nueva.



Nada más llegar los niños y niñas independientemente de la edad que tengan, pasarán por unas mesas que se colocaran en la entrada, para darles una cartilla de juegos con su nombre, para que la lleven colgada y no la pierdan. Por cada rincón de juegos que pasen se les pondrá un sello como que han participado en ese juego. Si completan la cartilla con todos los sellos, tendrán un obsequio de participación.


El horario será el siguiente:




12:30 h.: Juegos para los niños: globoflexia, pintacaras, cuenta cuentos, taller de manualidades, juegos en grupo: carrera de sacos, pañuelo, etc.. y paseos en la burrita Margarita (acompañados con un adulto), para todo ello, el cuidado de los niños se contará con la supervisión de los padres.



14:30 h.: Comida (paella, bebida, pan y fruta)

16:00 h.: Actuación de los niños

17:00 h.: Entrega de diplomas de asistencia. Fin de fiesta.


Para los gastos de la organización pediremos 3 € por persona que asista a la fiesta, (incluye la comida). Para ello será necesario adquirir el ticket a los catequistas o en la sacristía de la Iglesia parroquial antes de ese día. Es imprescindible llevar los tickets a la fiesta, porque se pediran en el momento de repartir la comida a todos los asistentes.




Así mismo, durante el acto realizaremos diferentes rifas tanto para niños como para adultos, ya que lo obtenido irá destinado a las Villas miserias argentinas a través del Padre Julián Nicolás y la ONG "Amigos de Julián" que trabajo con él. 

  


Todo lo recaudado en la adquisición de bebidas, así como el paseo en Margarita (precio paseo 0,50 cts), tendrá la misma finalidad, ayudar a la ONG "Amigos de Julián". Y como invitado especial ....,   contaremos con la presencia de D.Julián que nos explicará como es el día a día en  las villas miserias argentinas.



Estamos muy contentos, porque podemos adelantaros a todos que a la fiesta se han apuntado 300 personas. Esperamos que sea todo un éxito y que paséis un buen día de conviviencia con familiares, amigos y con todos nosotros.


Un saludo de vuestro párroco y catequistas.







MI NOMBRE ES MARGARITA
ME GUSTAN MUCHO LOS NIÑOS
"VEN A DAR UN PASEO CONMIGO"












GRACIAS POR VUESTRA ASISTENCIA, 
POR VUESTRA COLABORACIÓN, 
PORQUE ESTÁIS CONTRIBUYENDO
A AYUDAR Y VER SONREIR
 A NIÑOS DESFAVORECIDOS.







"GRACIAS A TODOS PORQUE 
VAIS A SACAR, NO UNA,
SINO CIENTOS DE SONRISAS
INFANTILES"


miércoles, 14 de mayo de 2014

SAN ISIDRO

SAN ISIDRO LABRADOR


Es el patrono de los agricultores del mundo. Se cree que sus padres le pusieron este nombre en honor a San Isidoro de Sevilla que fue arzobispo de Sevilla y uno de los santos más apreciados en la España de la época de nuestro santo.


San Isidro Labrador nace en Madrid el 4 de abril de 1082, donde vive humildemente con su familia hasta que, ante la inminente invasión árabe, se traslada a Torrelaguna (Madrid).
Sus padres eran unos campesinos sumamente pobres que ni siquiera pudieron enviar a su hijo a la escuela. Pero en casa le enseñaron a tener temor a ofender a Dios y gran amor de caridad hacia el prójimo y un enorme aprecio por la oración y por la Santa Misa y la Comunión. 

San Isidro fue uno de los inmigrantes y sufrió por un buen tiempo lo que es irse a vivir donde nadie lo conoce a uno y donde es muy difícil conseguir empleo y confianza de las gentes. Pero sabía aquello que Dios había prometido varias veces en la Biblia: "Yo nunca te abandonaré", y confió en Dios y fue ayudado por Dios.
 


Huérfano y solo en el mundo cuando llegó a la edad de diez años, San Isidro se empleó como peón de campo, ayudando en la agricultura a Don Juan de Vargas un dueño de una finca, cerca de Madrid. Allí pasó muchos años de su existencia labrando las tierras, cultivando y cosechando.


Se casó en el año 1109 con una sencilla campesina llamada María Torribia, que también llegó a ser Santa y ahora se llama Santa María de la Cabeza  debido al hecho de que su cabeza es siempre llevada en procesión, especialmente en época de sequía. Tuvieron un único hijo, llamado Juan, el cual murió siendo muy joven.




Labrador y carpintero de vida sencilla, marcada por una profunda fe y devoción a la Virgen, y espíritu caritativo.

Todos los días, de madrugada, acudía a la Iglesia de Santa María, hoy Catedral de la Almudena, y a la ermita de Santa María Magdalena, por la que tenía especial devoción.

 
Nunca empezaba su día de trabajo sin haber asistido antes a la Santa Misa. Por la tarde, repetía sus itinerarios marianos, lo que provocaba las críticas de algunos de sus compañeros, que le calumniaban por tener abandonado el trabajo. Varios de sus compañeros muy envidiosos lo acusaron ante el patrón por "ausentismo" y abandono del trabajo. 

El señor Vargas se fue a observar el campo y notó que sí era cierto que Isidro llegaba una hora más tarde que los otros (se trabajaba desde las seis de la mañana a seis de la tarde), pero que mientras Isidro oía misa, un ángel le guaba sus bueyes y estos araban juiciosamente como si el propio campesino los estuviera dirigiendo.




Lo que ganaba como jornalero, Isidro lo distribuía en 3 partes:una para el templo, otra para los pobres y otra para su familia (él, su mujer y su hijito). Y hasta para las avecillas tenía sus apartados. 


En pleno invierno cuando el suelo se cubría de nieve, Isidro esparcía granos de trigo por el camino para que las avecillas tuvieran con que alimentarse. Un día lo invitaron a un gran almuerzo. El se llevó a varios mendigos a que almorzaran también. El invitador le dijo disgustado que solamente le podía dar almuerzo a él y no para los otros. San Isidro repartió su almuerzo entre los mendigos y alcanzó para todos y sobró.


Los domingos los distribuía así: un buen rato en el templo rezando, asistiendo a misa y escuchando la Palabra de Dios. Otro buen rato visitando pobres y enfermos y por la tarde saliendo a pasear por los campos con su esposa y su hijito. Pero un día mientras ellos corrían por el campo, dejaron al niñito junto a un profundo pozo de sacar agua y en un movimiento brusco del chiquitín, la canasta donde estaba se dio vuelta y cayó dentro del hoyo. Alcanzaron a ver esto los dos esposos y corrieron junto al pozo, pero este era muy profundo y no había cómo rescatar al hijo. Entonces se arrodillaron a rezar con toda fe y las aguas de aquel aljibe fueron subiendo y apareció la canasta con el niño y a este no le había sucedido ningún mal. No se cansaron nunca de dar gracias a Dios por tan admirable prodigio.



Volvió después a Madrid y se alquiló como obrero en una finca, pero los otros peones, llenos de envidia lo acusaron ante el dueño de que trabajaba menos que los demás por dedicarse a rezar y a ir al templo. El dueño le puso entonces como tarea a cada obrero cultivar una parcela de tierra. Y la de San Isidro produjo el doble que las de los demás, porque Nuestro Señor, le recompensaba su piedad y su generosidad.


En el año 1130 sintiendo que se iba a morir hizo humilde confesión de sus pecados y recomendando a sus familiares y amigos que tuvieran mucho amor a Dios y mucha caridad con el prójimo, murió santamente. Murió el 15 de Mayo de 1130. Cuarenta años después de la muerte de Isidro, su cuerpo fue trasladado del cementerio a la iglesia de San Andrés. Se dice que se le apareció a Alfonso de Castilla y le mostró el sendero escondido por el cual sorprendió a los Moros y consiguió la victoria de Las Navas de Tolosa, en 1212. Cuando el Rey Felipe III de España fue curado de una enfermedad mortal al tocar las reliquias del santo, el rey cambió el antiguo relicario por uno costoso, hecho de plata.




Fue canonizado por el Papa Gregorio XV, junto con Santa Teresa, San Ignacio, San Francisco Javier y San Felipe Neri, el 12 de Marzo de 1622. 
En tiempos de Carlos III, su cuerpo se trasladó a la Colegiata donde se encuentra hoy en día. El 11 de agosto de 1967, Inocencio XII declara a su mujer Beata, y en 1752 es proclamada como Santa María de la Cabeza.



San Isidro es ampliamente venerado como el patrón de los campesinos y los peones. Multitud de lugares, como en Sevilla la Nueva, se acogen a su protección entre las que destacan Zaragoza y en especial Madrid, que es su patrón. Su fiesta se celebra el 15 de Mayo.

"MILAGROSO SAN ISIDRO LABRADOR,
TÚ QUE FUISTE UN HOMBRE DE FAMILIA,
TRABAJO, ENTREGA Y ORACIÓN
QUE NUNCA DESAGRADASTE AL SEÑOR,
TE ROGAMOS CON INMENSA ESPERANZA
QUE LLEVES NUESTRA 
APREMIANTE SÚPLICA ANTE ÉL
 Y QUE INTERCEDAS 
PARA QUE NOS SEA CONCEDIDA"
AMÉN.



domingo, 4 de mayo de 2014

FIESTA CATEQUESIS

FIESTA FIN DE CURSO 
CATEQUESIS


El día 31 de Mayo vamos a celebrar con todos los niños y familias que se quieran apuntar, la fiesta de fin de curso de catequesis 2013-2014.


 
Os dejamos una foto de nuestra protagonista de la fiesta que será MARGARITA, la burrita amiga de los niños...


La entrada para la fiesta sólo cuesta 3€ por persona e incluye la comida. 






Los tickets, los podéis ir comprando a las catequistas o en la sacristía de la Iglesia parroquial desde el martes 6 de Mayo hasta el 18 de Mayo.


Todo lo recaudado irá destinado a las villas miserias argentinas a través del Padre Julián Nicolas y la ONG "Amigos de Julián".

Más adelante os iremos informando de los horarios y del sitio donde va a tener lugar la fiesta.


Nuestro párroco, los catequistas, y ......




MARGARITA os esperamos a todos. Lo vamos a pasar fenomenal!!!

martes, 22 de abril de 2014

DÍA LIBRO SOLIDARIO

DÍA DEL LIBRO SOLIDARIO 
PARROQUIA SEVILLA LA NUEVA





La Parroquia de Sevilla la Nueva, quiere celebrar con todos vosotros la 1ª Feria del Libro Solidario que tendrá lugar el próximo domingo día 27/04 desde las 10:00h. hasta las 14:00 h, en la puerta de nuestra Iglesia de Santiago Apóstol en Sevilla la Nueva.


Se podrán comprar todo tipo de libros, a un precio muy simbólico: cuentos infantiles, clásicos, novelas, religiosos, aventuras, informáticos, comics, etc.... un sin fin de géneros literarios donde elegir.


Todos los fondos recaudados irán destinados íntegramente a la ONG  Amigos de Julián (www.ong.amigosdejulian.org).


Simplemente con comprar un libro, estaréis colaborando con una gran y buena causa. Os esperamos con mucho entusiasmo a todos, y os damos las gracias anticipadas por vuestra participación y colaboración.
 

 El libro es fuerza, es valor,
 es poder, es alimento;
antorcha del pensamiento
 y manantial del amor.



 

jueves, 17 de abril de 2014

TRIDÚO PASCUAL. PASIÓN DEL SEÑOR

TRIDÚO PASCUAL





JUEVES SANTO
El Jueves Santo abre el Triduo Pascual, y en este día se conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena y con el Lavatorio de los pies, realizado por Jesús a sus discípulos como signo de humildad.

El Jueves Santo se celebran los Oficios de Semana Santa. El Jueves Santo es tiempo de cuaresma hasta las tres de la tarde aproximadamente. A partir de esta hora nona, da comienzo al Triduo Pascual que culminará en la Vigilia que conmemora, en la noche del Sábado Santo al Domingo de Pascua la Resurrección de Jesucristo.

El Jueves Santo, Jesús se reunió con sus discípulos para celebrar la Pascua en una cena, "La Última Cena", en la cual, lavó los pies a sus discípulos. En el transcurso de esta cena Pascual, Jesús predijo que sería traicionado por uno de los Apóstoles, Judas Iscariote. 

Tomó el pan en sus manos, diciendo: "Tomad y comed, este es mi cuerpo",  y a continuación, cogiendo un cáliz de vino, diciendo: "Bebed de él todos, porque esta es la sangre de la Alianza, que será derramada por todo vosotros para el perdón de los pecados".



Este es el momento en que instituye la Eucaristía,  para demostrar a sus discípulos cuánto les amaba, para dar ejemplo de humildad y amor



La Ultima Cena se prolonga mediante la reserva en lo que tradicionalmente se ha llamado "Monumento".  

Durante la noche se mantiene la adoración del Santísimo en el "Monumento", celebrándose la llamada Hora Santa en torno a la medianoche. Esta reserva, nos recuerda la agonía y oración en Getsemaní y el encarcelamiento de Jesús.


El jueves Santo ofrece mil razones para no perderse un sólo detalle. Es el día de rigor en la sobremesa, de la grandiosidad en la tarde, de la marcialidad en la noche y de la majestuosidad en la madrugada. El jueves santo es culmen y conjunción, resumen perfecto de un modo de concebir la penitencia.

Tras la cena,  Jesús y sus discípulos fueron a orar al huerto de  lo olivos, llamado Getsemaní. Los Apóstoles, en lugar de orar, se quedaron dormidos, y Jesús sufrió un momento de fuerte angustia con respecto a su destino, aunque decidió acatar la voluntad de Dios.
 


Judas, había traicionado a Jesús, para entregarlo a los sacerdotes y los ancianos de Jerusalén a cambio de treinta monedas de plata. 
Judas Iscariote, acompañado de un grupo de soldados, armados de espadas y garrotes, enviado por los sacerdotes y los ancianos, llegó a Getsemaní y reveló la identidad de Jesús, dándole un beso en la mejilla. Jesús, entonces fue arrestado por los soldados.  Los apóstoles, al principio se resistieron, pero finalmente todos se dispersaron y huyeron.

Jesús fue llevado al palacio del sumo sacerdote Caifás. Allí fue juzgado ante el Sanedrín. Se presentaron falsos testigos, pero como sus testimonios no coincidían no fueron aceptados. Finalmente, Caifás preguntó directamente a Jesús si era el Mesías, y Jesús le dijo: "Tú lo has dicho". El sumo sacerdote se rasgó las vestiduras ante lo que consideraba una blasfemia. Los miembros del Sanedrín escarnecieron cruelmente a Jesús.  



Pedro, discípulo de Jesús, que había seguido a Jesús en secreto tras su detención, se encontraba oculto entre los sirvientes del sumo sacerdote. Reconocido como discípulo de Jesús por los sirvientes que allí había, Pedro le negó tres veces, como Jesús lo había profetizado: "Antes de que cante el gallo esta noche, me habrás negado 3 veces".





VIERNES SANTO
El Viernes Santo es el día del máximo dolor y de la muerte de Jesús. Se recuerda el Via Crucis, es decir, el camino que Jesús tuvo que recorrer llevando sobre sus hombros el madero en el cual iba a ser crucificado. En este día, todos los fieles debemos de guardar ayuno y abstinencia de carne como penitencia. El Viernes Santo no se celebra la Eucaristía y se adora la Cruz.


Es un día de riguroso luto y no se celebra misa. En lugar de la Misa, se celebra la "Liturgia de la Pasión del Señor", a media tarde del viernes, a ser  posible cerca de las tres de la tarde, hora en la que se situa la muerte de Nuestro Señor en la Cruz.

El Viernes Santo con el rezo del Vía Crucis literalmente el camino de la cruz, donde a través de catorce estaciones se rememoran los pasos de Jesús camino a su muerte.


El día de Viernes Santo, Jesús fue llevado ante Poncio Pilato, el procurador romano. Tras interrogarle, Pilato no le halló culpable, y pidió a la muchedumbre que eligiera entre liberar a Jesús o a un bandido llamado Barrabás.

La multitud, persuadida por los sacerdotes, pidió que se liberase a Barrabás. Pilato se lavó simbólicamente las manos para expresar su inocencia de la muerte de Jesús. Jesús fue condenado a la crucifixión.



Y las escrituras se cumplieron. Jesús fue condenado a muerte y ejecutado en la Cruz. La Crucifixión no es solo muerte, sino también es una tortura prolongada, con dolor y agonía. Es el método más cruel y terrible de morir.


Jesús fue azotado, lo vistieron con un manto rojo, le pusieron en la cabeza una corona de espinas y una caña en su mano derecha. Los soldados romanos se burlaban de él diciendo: "Salud, rey de los judíos".

Fue obligado a cargar la cruz en la que iba a ser crucificado hasta un lugar llamado Gólgota, que significa, en arameo, "lugar del cráneo". 

Como estaba muy débil debido a que había sido flagelado y torturado, y no podía cargar con la cruz,  un hombre llamado Simón de Cirene, le ayudó a llevar la cruz hasta el monte Gólgota.


Dieron de beber a Jesús vino con hiel. Él probó pero no quiso tomarlo. Tras crucificarlo,los soldados se repartieron sus vestiduras. En la cruz, sobre su cabeza, pusieron un cartel en arameo, grieo y latín con el motivo de su condena: "Este es Jesús, el rey de los judíos", que abreviado se escribe INRI (Iesus Nazaremus Rex Iudaeorum, que significa "Jesús de Nazaret, rey de los judíos". Junto a Jesús fueron asesinados legalmente dos ladrones, uno de los cuales se burló de Cristo, pero el otro se apiadó de él y Jesús le prometió la Salvación.

 

Antes de morir dijo: "Padre en tus manos encomiendo mi espíritu".

Inclinó la cabeza y entregó su espíritu al Padre.





Hoy es el gran día de los penitentes, el día de las procesiones en que nuestros antepasados exhibían públicamente su condición de condenados e imploraban el perdón. Los penitentes cumplen las promesas más atrevidas que se hicieron en momento de desesperación.

Un seguidor de Jesús, llamado José de Arimatea, solicitó a Pilatos el cuerpo de Jesús la misma tarde del viernes en que había muerto, y lo depositó, envuelto en una sábana, en un sepulcro excavado en la roca. Cubrió el sepulcro con una gran piedra.

Al día siguiente, los sacerdotes y fariseos pidieron a Pilato que colocase frente al sepulcro una guardia armada, para evitar que los seguidores de Jesús robasen su cuerpo y difundieran el rumor de que había resucitado y Pilato accedió.



SÁBADO SANTO

Es el tercer día del Triduo Pascual, que concluye con las segundas Visperas del Domingo de Resurrección, culminando así la Semana Santa. Tras conmemorar el viernes santo la muerte de Cristo en la Cruz, se espera el momento de la Resurrección. Es la conmemoración de Jesús en el sepulcro y su Descenso al Abismo. 

El Sábado Sato es un día de luto. Se conmemora también este día la Soledad de María después de llevar al sepulcro a Cristo, quedando en compañía del Apóstol San Juan.

La Iglesia, en este día permanece junto al sepulcro del Señor, meditando su pasión y su muerte, su descenso a los infiernos y esperando en oración y ayuno su resurrección. Es el día del silencio, en la que todos nosotros velamos junto al sepulcro. 

Es un día para profundizar, para contemplar. El altar está despojado y el sagrario, abierto y vacio. Es el día de la ausencia, día de dolor, de reposo, de soledad y de esperanza. 


DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Una vez ha anochecido, tiene lugar la principal celebración cristiana del año, que es la Vigilia Pascual.


La Vigilia Pascual se celebra el sábado por la noche (aunque en el sentido de adelantar la noche del domingo donde se produjo la resurrección del Señor), y es una Vigilia en honor del Señor, de manera que todos tenemos encendidas las lámparas con la esperana del regreso de nuestro Señor Jesucristo.




El Domingo de Pascua o Domingo de Resurrección es nuestro principal día de fiesta y alegría, porque se conmemora la resurreccion de Jesús al tercer día después de haber sido crucificado.
Este día de Pascua marca el final de la Semana Santa,  el final de la crucifixión y muerte de Jesucristo con su posterior Resurrección.


María Magdalena fue al sepulcro muy de madrugada el domingo y descubrió que la piedra había sido removida. Corrió en busca de Pedro y del "discípulo a quien Jesús amaba", Juan,  para avisarles. Los dos discípulos corrieron hacia el sepulcro. 
El discípulo amado llegó primero, pero no entró en el sepulcro. Pedro entró primero y vio las vendas y el sudario, pero no el cuerpo. El otro discípulo entró después, "vió y creyó".



Magdalena se quedó fuera, y se le aparecieron dos ángeles vestidos de blanco. Le preguntaron: ¿Por qué lloras, mujer?, y ella contestó: Porque han tomado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.

Se volvió hacia atrás, y vio a Jesús resucitado, quien le preguntó a su vez por qué lloraba. Magdalena le confundió con el hortelano, y le preguntó dónde había puesto a Jesús. Jesús la llamó: "¡María!" y ella lo reconoció, respondiendo: "Rabbuni". Jesús le pidió que no lo tocara, ya que aún no había subido al Padre. 
 
Ese mismo día, por la tarde, Jesús se apareció al lugar en que los discípulos se encontraban ocultos por temor a los judíos. Les saludó diciendo: "La paz sea con vosotros", les mostró la mano y el costado y soplando les envió al Espíritu Santo.


Jesús resucitó de entre los muertos al tercer día después de su muerte. Así se cumplió lo dispuesto por el Señor, para que el hombre quedara limpio de pecado. 


Domingo de Resurrección, es el gran día en el que Jesucristo resucita después de la crucifixión, y va al encuentro con sus apóstoles, entregándoles el Espíritu Santo para posteriormente ascender a los cielos. 

Cristo triunfó sobre la muerte y con esto nos abrió las puertas del Cielo. Este día en la Misa recordamos esta alegría, encendiendo el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá encendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús sube al Cielo.

Es el mayor mensaje de Amor y de Esperanza que el Señor nos pudo dar. Dios nos dio un nuevo nacimiento a una esperanza viva por la Resurrección de Jesucristo de entre los muertos.

Con la celebración de la Resurrección de Cristo, estamos celebrando también nuestra propia liberación de nuestros pecados.


 "EL GRAN REGALO DE LA PASCUA
ES LA ESPERANZA CRISTIANA,
LA CONFIANZA EN DIOS
SU TRIUNFO FINAL
Y LA BONDAD Y AMOR, QUE ÉL NOS REGALÓ 
A TODOS NOSOTROS"