DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

sábado, 14 de mayo de 2016

SAN ISIDRO LABRADOR




Es el patrono de los agricultores del mundo. Se cree que sus padres le pusieron este nombre en honor a San Isidoro de Sevilla que fue arzobispo de Sevilla y uno de los santos más apreciados en la España de la época de nuestro santo.

San Isidro Labrador nace en Madrid el 4 de abril de 1082, donde vive humildemente con su familia hasta que se traslada a Torrelaguna (Madrid).
Sus padres eran unos campesinos sumamente pobres que ni siquiera pudieron enviar a su hijo a la escuela. Pero en casa le enseñaron a tener temor a ofender a Dios y gran amor de caridad hacia el prójimo y un enorme aprecio por la oración y por la Santa Misa y la Comunión. 

San Isidro fue uno de los inmigrantes y sufrió por un buen tiempo lo que es irse a vivir donde nadie lo conoce a uno y donde es muy difícil conseguir empleo y confianza de las gentes. Pero sabía aquello que Dios había prometido varias veces en la Biblia: "Yo nunca te abandonaré", y confió en Dios y fue ayudado por Dios.


Huérfano y solo en el mundo cuando llegó a la edad de diez años, San Isidro se empleó como peón de campo, ayudando en la agricultura a Don Juan de Vargas un dueño de una finca, cerca de Madrid. Allí pasó muchos años de su existencia labrando las tierras, cultivando y cosechando.

Se casó en el año 1109 con una sencilla campesina llamada María Torribia, que también llegó a ser Santa y ahora se llama Santa María de la Cabeza  debido al hecho de que su cabeza es siempre llevada en procesión, especialmente en época de sequía. Tuvieron un único hijo, llamado Juan, el cual murió siendo muy joven.




Labrador y carpintero de vida sencilla, marcada por una profunda fe y devoción a la Virgen, y espíritu caritativo.

Todos los días, de madrugada, acudía a la Iglesia de Santa María, hoy Catedral de la Almudena, y a la ermita de Santa María Magdalena, por la que tenía especial devoción.

 
Nunca empezaba su día de trabajo sin haber asistido antes a la Santa Misa. Por la tarde, repetía sus itinerarios marianos, lo que provocaba las críticas de algunos de sus compañeros, que le calumniaban por tener abandonado el trabajo. Varios de sus compañeros muy envidiosos lo acusaron ante el patrón por "ausentismo" y abandono del trabajo. 

El señor Vargas se fue a observar el campo y notó que sí era cierto que Isidro llegaba una hora más tarde que los otros (se trabajaba desde las seis de la mañana a seis de la tarde), pero que mientras Isidro oía misa, un ángel le guiaba sus bueyes y estos araban juiciosamente como si el propio campesino los estuviera dirigiendo.



Lo que ganaba como jornalero, Isidro lo distribuía en 3 partes:una para el templo, otra para los pobres y otra para su familia (él, su mujer y su hijito). Y hasta para las avecillas tenía sus apartados. 

En pleno invierno cuando el suelo se cubría de nieve, Isidro esparcía granos de trigo por el camino para que las avecillas tuvieran con que alimentarse. Un día lo invitaron a un gran almuerzo. El se llevó a varios mendigos a que almorzaran también. El invitador le dijo disgustado que solamente le podía dar almuerzo a él y no para los otros. San Isidro repartió su almuerzo entre los mendigos y alcanzó para todos y sobró.


Los domingos los distribuía así: un buen rato en el templo rezando, asistiendo a misa y escuchando la Palabra de Dios. Otro buen rato visitando pobres y enfermos y por la tarde saliendo a pasear por los campos con su esposa y su hijito. Pero un día mientras ellos corrían por el campo, dejaron al niñito junto a un profundo pozo de sacar agua y en un movimiento brusco del chiquitín, la canasta donde estaba se dio vuelta y cayó dentro del hoyo. Alcanzaron a ver esto los dos esposos y corrieron junto al pozo, pero este era muy profundo y no había cómo rescatar al hijo. Entonces se arrodillaron a rezar con toda fe y las aguas de aquel aljibe fueron subiendo y apareció la canasta con el niño y a este no le había sucedido ningún mal. No se cansaron nunca de dar gracias a Dios por tan admirable prodigio.



Volvió después a Madrid y se alquiló como obrero en una finca, pero los otros peones, llenos de envidia lo acusaron ante el dueño de que trabajaba menos que los demás por dedicarse a rezar y a ir al templo. El dueño le puso entonces como tarea a cada obrero cultivar una parcela de tierra. Y la de San Isidro produjo el doble que las de los demás, porque Nuestro Señor, le recompensaba su piedad y su generosidad.


En el año 1130 sintiendo que se iba a morir hizo humilde confesión de sus pecados y recomendando a sus familiares y amigos que tuvieran mucho amor a Dios y mucha caridad con el prójimo, murió santamente. Murió el 15 de Mayo de 1130. Cuarenta años después de la muerte de Isidro, su cuerpo fue trasladado del cementerio a la iglesia de San Andrés. Se dice que se le apareció a Alfonso de Castilla y le mostró el sendero escondido por el cual sorprendió a los Moros y consiguió la victoria de Las Navas de Tolosa, en 1212. Cuando el Rey Felipe III de España fue curado de una enfermedad mortal al tocar las reliquias del santo, el rey cambió el antiguo relicario por uno costoso, hecho de plata.



Fue canonizado por el Papa Gregorio XV, junto con Santa Teresa, San Ignacio, San Francisco Javier y San Felipe Neri, el 12 de Marzo de 1622. 
En tiempos de Carlos III, su cuerpo se trasladó a la Colegiata donde se encuentra hoy en día. El 11 de agosto de 1967, Inocencio XII declara a su mujer Beata, y en 1752 es proclamada como Santa María de la Cabeza.





San Isidro es ampliamente venerado como el patrón de los campesinos y los peones. Multitud de lugares, como en Sevilla la Nueva, se acogen a su protección entre las que destacan Zaragoza y en especial Madrid, que es su patrón. Su fiesta se celebra el 15 de Mayo.


jueves, 28 de abril de 2016

CELEBRACION DE LA 3ª FERIA DEL LIBRO SOLIDARIO









El pasado domingo 24 de Abril, desde las 10:00 hasta las 14:00 h, celebramos en nuestra Parroquia de Sevilla la Nueva el III Día del Libro Solidario, cuya recaudación fue de 400 € e irá destinado a Villas Miserias en Argentina.

 
En el día del Libro Solidario se pudieron comprar todo tipo de libros, todos ellos a un precio muy simbólico.
Cuentos infantiles, clásicos, novelas, religiosos, aventuras, enciclopedias, informáticos, matemáticos, comics... un sin fin de géneros literarios donde elegir.

Fue un día divertido, solidario, lleno de fe, de ilusión, de preparación, de globos, de risas, de alegría, de entusiasmo, de gran colaboración por parte de las catequistas, del sacerdote de nuestra parroquia, de los feligreses y de los sevillanovenses que se acercaron a comprar y a colaborar con la gente tan necesitada. ¡¡¡Fue un bonito día solidario!!!



Desde nuestro blog de la Parroquia queremos agradecer a tod@s los asistentes, por compartir este día con todos nosotros y por aportar un granito de arena para hacer felices a las familias necesitadas con vuestra colaboración. 






¡GRACIAS POR VUESTRA
 GENEROSA COLABORACIÓN!

sábado, 16 de abril de 2016

III FERIA DEL LIBRO SOLIDARIO

 3ª FERIA DEL LIBRO SOLIDARIO
DE LA PARROQUIA DE SEVILLA LA NUEVA




La Parroquia de Sevilla la Nueva, quiere celebrar con todos vosotros la 3ª Feria del Libro Solidario que tendrá lugar el próximo domingo día 24/04 desde las 10:00h. hasta las 14:00 h, en la puerta de nuestra Iglesia de Santiago Apóstol en Sevilla la Nueva.



 
Se podrán comprar todo tipo de libros, a un precio muy simbólico: cuentos infantiles, clásicos, novelas, religiosos, aventuras, informáticos, comics, etc.... un sin fin de géneros literarios donde elegir. 







Todos los fondos recaudados irán destinados a Villas Miserias del Gran Buenos Aires (Argentina).

Con comprar simplemente un libro, estaréis colaborando con una gran y buena causa. Os esperamos con mucho entusiasmo a todos, y os damos las gracias anticipadas por vuestra participación y colaboración. 





 Un libro abierto 
es un cerebro que habla; 
un libro cerrado 
es un amigo que espera
 un alma que perdona,
un corazón que llora.
"Ten un libro abierto en tu vida"






viernes, 15 de abril de 2016

ORACIÓN DE LOS JÓVENES CON EL OBISPO GETAFE

ORACIÓN DE LOS JÓVENES DE LA DIÓCESIS CON EL OBISPO EN LA CATEDRAL DE GETAFE






El pasado 8 de abril, el obispo de Getafe, D. Joaquín María López de Andújar, partició en el encuentro de oración con cientos de jóvenes de la Diócesis que de forma regular se hacen todos los segundos viernes de cada mes en la Catedral de Getafe entre las 22:00 y 23:00 horas.

El encuentro dio comienzo con el canto de jóvenes diocesanos, tras el cual se leyó el nº 15 de la Bula Misericordiae Vultus, del Papa Francisco:

"En este Año Santo, podremos realizar la experiencia de abrir el corazón a cuantos viven en las más contradictorias periferias existenciales, que con frecuencia el mundo moderno dramáticamente crea. ¡Cuántas situaciones de precariedad y sufrimiento existene en el mundo hoy! Cuántas heridas sellan la carne de muchos que no tienen voz porque su grito se ha debilitado y silenciado a causa de la indiferencia de los pueblos ricos. En este Jubileo la iglesia será llamada a curar aún más estas heridas, a aliviarlas con el óleo de la consolación, a vendarlas con la misericordia y a curarlas con la solidaridad y la debida atención. 

 No caigamos en la indiferencia que humilla, en la habitualidad que anestesia el ánimo e impide descubrir la novedad, en el cinismo que destruye Abramos nuestros ojos para mirar las miserias del mundo, las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de la dignidad, y sintámonos provocados a escuchar su grito de auxilio. Nuestras manos estrechen sus manos, y acerquémoslos a nosotros pra que sientan el calor de nuestra presencia, de nuestra amistad y de la fraternidad. Que su grito se vuelva el nuestro y juntos podamos romper la barrera de la indiferencia que suele reinar campante para esconcer la hipocresía y el egoísmo".


Este segundo viernes del mes de abril la oración fue organizada por los arciprestazgos de San Martín de Valdeiglesias y de Navalcarnero. Algunos jóvenes de las parroquias de San Martín de Valdeiglesias y de nuestra parroquia de Sevilla la Nueva realizaron las oraciones de los fieles ante el silencio de los cientos de jóvenes que llenaron la Catedral.



 
Cada mes, en el encuentro de oración con los jóvenes, se profundiza en una obra de misericordia. Este viernes se invitó a los jóvenes a reflexionar sobre la Obra de Misericordia Espiritual "Sufrir con paciencia las debilidades del prójimo".


D. Joaquín María, explicó un ejemplo práctico de un acontecimiento verídico de su vida, en particular. Una manera práctica, de acercar y de entender mejor las obras de misericordia  para los jóvenes.




El obispo diocesano quiere que los jóvenes dediquen un rato de su tiempo a tener un momento de oración ante la Eucaristía. Por ello, cada mes se reunirá con todos los jóvenes que quieran durante una hora, rezar unidos a su pastor, pidiéndole al Señor sus necesidades, preocupaciones, y que todo ello sirva de testimonio de fe ante otras personas de la sociedad.



Los jóvenes son una de las prioridades pastorales para el obispo de Getafe, que quiere que participen en la Gran Misión diocesana para conmemorar el 25º aniversario de la fundación de la Diócesis (1991-2016).






 PASA UNA NOCHE DE VIERNES DIFERENTE.
VEN AL ENCUENTRO DE LOS JÓVENES
CON EL OBISPO
EL SEGUNDO VIERNES DE CADA MES
EN LA CATEDRAL DE GETAFE




domingo, 10 de abril de 2016

AÑO JUBILAR Y 25 AÑOS DE LA DIOCESIS DE GETAFE


CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA DEL AÑO JUBILAR Y DEL 25º ANIVERSARIO DE LA DIÓCESIS DE GETAFE





El pasado 7 de Abril, en la Parroquia de Santiago Apóstol de Sevilla la Nueva tuvo lugar la celebración eucarística del Año Jubilar junto con la celebración del 25º aniversario de la Diócesis de Getafe.



La celebración eucarística y el acto previo fue presidido por nuestro Obispo auxiliar Monseñor D. José Rico Pavés.
A este encuentro con nuestro pastor fue invitada toda la comunidad educativa del arciprestazgo de Navalcarnero, así como las familias de los niños de primera comunión, confirmación y catequistas de las diferentes parroquias.


“la Gran Misión es la respuesta de la Iglesia a la crisis de nuestra sociedad. Por ese motivo queremos llevar a todos la alegría de la fe, de la vida cristiana”. - See more at: http://www.vidanueva.es/2014/12/11/getafe-conmemorara-sus-25-anos-de-diocesis-con-una-gran-mision/#sthash.FvZlZUOB.dpuf
“la Gran Misión es la respuesta de la Iglesia a la crisis de nuestra sociedad. Por ese motivo queremos llevar a todos la alegría de la fe, de la vida cristiana”. - See more at: http://www.vidanueva.es/2014/12/11/getafe-conmemorara-sus-25-anos-de-diocesis-con-una-gran-mision/#sthash.FvZlZUOB.dpuf
“la Gran Misión es la respuesta de la Iglesia a la crisis de nuestra sociedad. Por ese motivo queremos llevar a todos la alegría de la fe, de la vida cristiana”. - See more at: http://www.vidanueva.es/2014/12/11/getafe-conmemorara-sus-25-anos-de-diocesis-con-una-gran-mision/#sthash.FvZlZUOB.dpuf



El acto comenzó con un testimonio sobre la importancia en la fe de la clase de religión, por parte de Raúl, que mostró cómo las enseñanzas recibidas en el Instituto nos ayudan a conocer a Dios y su voluntad en nuestra vida.






A continuación, el coro, formado  por profesores y alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria de Sevilla la Nueva, cantó una canción que nos ayudó a prepararnos para la celebración de la eucaristía.


Los diferentes profesores y alumnos, así como los niños de catequesis de la parroquia de Sevilla la Nueva y de Villa del Prado  participaron, atentamente, en la celebración. Algunos de los niños y adolescentes presentes  realizaron la oración de los fieles y la presentación de dones. 





D. José Rico nos recordó la importancia de la vida diocesana, que conmemora su creación por parte de San Juan Pablo II.

Invitó a todos los presentes, especialmente a los niños que se preparan para recibir los sacramentos de la eucaristía y la confirmación, a entablar una relación personal con Cristo en la eucaristía y aprovechar los conocimientos que sobre la fe se reciben en la clase de religión de los colegios e institutos. No debemos olvidar que este año la Diocésis de Getafe (1991-2016) celebra sus Bodas de Plata con la Gran Misión.





La Gran Misión es una de las respuestas de la Iglesia en Getafe a la crisis de nuestra sociedad. Crisis económica, pero más aún, crisis de humanidad, crisis de esperanza. Por este motivo, queremos llevar a todos,  la alegría de la fe, de la vida cristiana.
 


PARROQUIA DE SANTIAGO APÓSTOL
SEVILLA LA NUEVA



martes, 22 de marzo de 2016

REFLEXIONES DE LOS OBISPOS DE GETAFE Y ALCALÁ SOBRE LA ÚLTIMA "LEY DE GÉNERO"

REFLEXIONES DE LOS OBISPOS DE GETAFE Y ALCALÁ 
SOBRE LA ÚLTIMA "LEY DE GÉNERO"





Los obispos de Alcalá de Henares y Getafe publican unas reflexiones pastorales sobre la «Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad Autónoma de Madrid» 

El Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig, el obispo de Getafe Mons. Joaquín Mª López de Andújar, y su obispo auxiliar Mons. José Rico, han hecho públicas unas reflexiones pastorales sobre la «Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad Autónoma de Madrid» aprobada el pasado día 17 de marzo. Las reflexiones de los obispos se hacen con todo el respeto hacia los que han promovido esta ley y sus posibles destinatarios. 

Los obispos consideran que la aprobación de esta ley es un hecho grave y afirman que «se trata, en su esencia, de una ley injusta y, por tanto, a nadie obliga en conciencia». 

En el Artículo 4 de la mencionada ley, titulado Reconocimiento del derecho a la identidad de género libremente manifestada, leemos lo siguiente: «Toda persona tiene derecho a construir para sí una autodefinición con respecto a su cuerpo, sexo, género y su orientación sexual». Los obispos consideran que este “supuesto derecho” es una expresión ideológica del legislador que choca frontalmente con la antropología cristiana que ha dado sustento y soporte a lo que se ha venido en llamar civilización cristiana u occidental.  Como bien nos recordaba Benedicto XVI en su Carta Encíclica Charitas in veritate «hoy es preciso afirmar que la cuestión social se ha convertido radicalmente en una cuestión antropológica» (n. 75). 

El concepto de libertad que maneja el legislador cuando se refiere a la “identidad de género libremente manifestada” (Art. 4) - según explican los obispos - es también un concepto ideológico que no responde a la experiencia humana. Se trata de un concepto individualista de la libertad desvinculado del ser de la persona y de su naturaleza específica: la persona es un ser creado por la infinita sabiduría de Dios y la libertad está enraizada en el propio ser “dado”. Nadie se crea a sí mismo sino que recibe el ser. La libertad no crea el ser sino que es el camino para su perfección. Esto es lo que llamamos el bien de la persona según la propia naturaleza. 

El propio Papa Francisco en la Encíclica Laudato Si’ (n. 155) enseña: «La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa común, mientras una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación. Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana. También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente. Por lo tanto, no es sana una actitud que pretenda “cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma”». 

Además de estas cuestiones fundamentales, los obispos desarrollan los siguientes epígrafes: ciencia y técnica con conciencia, la ideología de género y sus derivados, nihilismo posthumano, todo está relacionado, derivación en el campo educativo y sanitario, derecho de los niños y de los padres, libertad religiosa, emergencia cívica de los católicos y una conclusión. 

Así mismo, los obispos de Alcalá de Henares y Getafe recuerdan, particularmente, el siguiente texto del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios: «No se puede violar la integridad física de una persona para el tratamiento de un mal de origen psíquico o espiritual. En estas circunstancias no se presentan órganos enfermos o funcionando mal; así que su manipulación medicoquirúrgica es una alteración arbitraria de la integridad física de la persona. No es lícito sacrificar al todo, mutilándolo, modificándolo o extirpándole una parte que no se relaciona patológicamente con el todo. Es por esto que no se puede correctamente asumir el principio de totalidad como criterio de legitimación de la esterilización antiprocreativa, del aborto terapéutico y la medicina y cirugía transexual» (Carta de los Agentes Sanitarios, en español n. 66 y nota 148). 


Reflexiones pastorales sobre la 
«Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y 
no Discriminación de la Comunidad Autónoma de Madrid» 


http://www.diocesisgetafe.es/index.php/noticias/2656-reflexiones-de-los-obispos-de-getafe-y-alcala-sobre-la-ultima-ley-de-genero

jueves, 10 de marzo de 2016

LA VELACIÓN DE LA CRUZ






La velación de la cruz


                Desde las I Vísperas del V domingo de Cuaresma hasta la celebración del Viernes Santo la Iglesia permite cubrir las cruces con un velo. ¿Cuál es el origen de este rito?


                Hemos de remontarnos a la antigua disciplina penitencial de la cuaresma en sus orígenes para comprenderlo. Los penitentes públicos no podían quedarse en el templo mientras se celebraba la “misa de los fieles”, razón por la que debían salir al nártex o al atrio. El pecado impedía no solo poder acceder a la comunión sino también poder escuchar los misterios de la salvación hasta que fueran reconciliados de nuevo con Dios. La tradición de la Iglesia conservó esta disciplina ampliándola a todos los fieles, además de añadir la imposición de la ceniza, de modo que esta expulsión se prolongó a todos de manera simbólica. Se hacía así, además, referencia al castigo que nuestros primeros padres sufrieron a causa del pecado al ser apartados del Paraíso pues a nosotros se nos recordaba que la puerta de acceso al cielo en la carne redentora del Señor. De este modo, el ocultar a la vista de los fieles la imagen del Crucificado nos recuerda cómo el pecado impide la visión de nuestro Salvador. El desvelar la cruz en la celebración del Viernes Santo evoca que al ser atravesado el costado de nuestro Señor en la cruz el velo del Templo se rasgó (Mt 27,51) dejando acceso libre al santuario.


                El contemplar desde la V Semana de Cuaresma, antigua semana de Pasión, hasta el Viernes Santo la cruz velada debe ayudarnos a reconocer nuestros pecados y a lavarlos en el agua que brota del costado de Cristo y que se plasma en el sacramento de la confesión. 





Además, nos ayudará a fijarnos en cómo el Señor se fue preparando internamente a aceptar la voluntad del Padre para nuestra redención, según nos narrarán los evangelios y textos litúrgicos de los días que coinciden con la velación de la cruz.





SOLEMNE VELACIÓN DE LA SANTA CRUZ