DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

DECRETO DEL PAPA FRANCISCO DE "AYUNO Y ORACIÓN" POR SIRIA


 PAPA FRANCISCO DECRETA "JORNADA MUNDIAL DE AYUNO  Y ORACIÓN"  POR SIRIA






El Papa Francisco, llamó el domingo pasado, al mundo entero a una jornada de ayuno y de oración por la Paz en Siria, en un gesto simbólico.

Esta jornada de "oración y de ayuno" a la que el Papa Francisco invitó a participar a todos los cristianos, pero también a los fieles de otras religiones e incluso a los no creyentes, tendrá lugar el sábado 7 de Septiembre.

En un solemne llamado, lanzada ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro para asistir a la oración del Ángelus, el Papa condenó firmemente el uso de armas químicas en Siria, y también su oposición a cualquier intervención armada.


"Condeno firmemente el uso de armas químicas. Aún tengo grabadas en el espíritu y en el corazón las terribles imágenes de los últimos días", dijo el Papa Francisco. 


Y terminó exclamando:
¡Hay un juicio de Dios y un juicio de la Historia ante nuestras acciones, del cual no podemos escapar!.

Reiterando su firme oposición a cualquier intervención armada en Siria, el Papa llamó "con todas sus fuerzas" a las partes en conflicto en Siria a "tomar con valentía el camino de la negociación", añadiendo que "El uso de la violencia no trae la paz". La guerra llama a la guerra y la violencia llama a la violencia".


Además, añadió:

" Con toda mi fuerza, pido a las partes en conflicto que escuchen la voz de su propia conciencia, que no se cierren en sus propios intereses, sino que miren al otro como un hermano y emprendan con coraje y con decisión la vía del encuentro y de la negociación, superando la ciega contraposición".


Por todo ello,  ha decidido convocar para toda la Iglesia el próximo día 7 de septiembre, víspera de la Natividad de María, Reina de la Paz, una jornada de ayuno y de oración por la Paz en Siria, en Oriente Medio y en el mundo entero.


A la jornada de oración se le sumará una vigília de oración que tendrá lugar de 19:00 a 24:00 h, el día 7 de Septiembre, en la Plaza de San Pedro, donde el Papa Francisco rezará con los fieles presentes, y con todos aquellos que desde cualquier parte del mundo se quieran unir a dicha oración.


 “Queremos un mundo de Paz,
Queremos ser hombres y mujeres de Paz. 
Queremos que en nuestra sociedad destrozada por divisiones y por conflictos, estalle la Paz. 
Nunca más la guerra”. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario