DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

domingo, 31 de enero de 2016

SAN JUAN BOSCO





San Juan Bosco, nace el 16 de Agosto de 1815 en I Becchi (Turín), un caserío de Castelnuovo, cerca de Turín, ciudad del norte de Italia, en el seno de una familia de pobres campesinos. Fue Santo y sacerdote italiano, y se le llamó también Don Bosco.

Queda huérfano de padre a los dos años. Su madre, Margarita Occhiena, saca adelante a sus hijos con suavidad y energía. Ella enseña a Juan a trabajar la tierra y a ver a Dios en la hermosura de las cosas.

Su niñez fue muy dura, pues después de perder a su padre, tuvo que trabajar sin descanso para sacar adelante la hacienda familiar. Aprendió a leer en cuatro semanas, y quería estudiar para ser sacerdote, por lo que tenía que hacer todos los días 10 Km. andando (a veces descalzo, por no gastar zapatos), para ir a estudiar en el liceo de  Chieri.  

Un misterioso sueño marcó la vida del pequeño Juan desde los 9 años. Su ideal fue ser sacerdote para dedicarse a los niños y a los jóvenes más pobres y abandonados. Por ellos trabajó y estudió desde su adolescencia. Aprendió juegos y malabarismos en las ferias  de los pueblos para después entretener, a la vez que hacía de catequista, a sus compañeros y amigos. Trabajó en varios oficios para pagarse los estudios en el seminario. 


En el año 1841 llega a Turín, cuando tenía sólo 26 años,  fue ordenado sacerdote. D. José Caffaso su Director Espiritual, le da este Consejo: "Camina y mira a tu alrededor". Es así como explora la miseria humana y ésta lo sacude con fuerza. Los suburbios de la ciudad, en plena revolución industrial, son hervideros juveniles, focos de vicio y de peleas, verdaderas zonas de desolación: adolescentes ociosos y aburridos vagabundean por las calles, muchos de ellos huérfanos que neían a la ciudad a ganarse la vida. Las cárceles, de las que era capellán, causan en Don Bosco una impresión sobrecogedora. Sale de ellas totalmente decidido: "Como sea, debo hacer lo imposible para evitar que encierren en ellas a chicos tan jóvenes".

Viendo la situación de los chicos: hambre, falta de amigos y solidaridad, sin sentido de su propia vida, e ... insatisfecho de los modelos que ve a su alrededor, intenta escribir el Evangelio de las Bienaventuranzas para los jóvenes, sobre todo para los más pobres.



APÓSTOL DE LOS JÓVENES
El 8 de diciembre de 1841 acoge a Bartolomé Garelli, el primer chico de la calle. A los tres días tiene consigo a 9 chicos; seis meses después a 80. Así nace el Oratorio salesiano. Más de uno de aquellos mismos chavales que encuentran en Don Bosco un padre y maestro quieren "llegar a ser como él".

Y así nace la Congregación Salesiana con el nombre de Sociedad de San Francisco de Sales. En otoño de 1853 empiezan a funcionar en Valdocco los primeros talleres. Don Bosco es el primer maestro. Por dedicarse a educar a los muchachos que no podían estudiar renunció a llevar una vida cómoda y tranquila. Sufrió atentados y enfermedades que le pusieron varias veces en peligro; las amenazas fueron frecuentes. Pero sabía que contaba con la ayuda de Dios y siguió adelante con su obra a favor de los jóvenes.


El 26 de enero de 1854 nace oficialmente la Congregación Salesiana. Diez años después se pone la primera piedra del Santuario de María Auxiliadora en Turín-Valdocco, dedicado a la Virgen, a la que siempre sintió compañera y ayuda en su camino. Ocho años después inicia Don Bosco el "monumento vivo de la Virgen".
El Instituto de las Hijas de María Auxiliadora (Salesianas) junto con María Mazzarello. También fundó los Cooperadores Salesianos, tercera rama de la Familia Salesiana.


La orden salesiana alcanza hoy en día 17.000 centros en 105 países, con 1.300 colegios y 300 parroquias, mientras que el instituto femenino de María Auxiliadora (Hermanas Salesianas) posee 16.000 centros en 75 países, dedicados a al educación de la juventud pobre.
 

San Juan Bosco, es el santo de la juventud, el amigo de los jóvenes. Con su sistema educativo,  el Sistema Preventivo, basado en la razón, el amor y la religión, muchos encontraron la felicidad y aprendieron a ser "buenos cristianos y honrado ciudadanos", lema que resume el ideal educativo de los salesianos. Algunos como el joven Domingo Savio, han sido reconocidos santos.


Ya en vida de Don Bosco, las instituciones por él fundadas llegaron a reunir más de cien mil niños pobres bajo su protección.

Además de su labor educadora y fundadora, San Juan Bosco publicó más de cuarenta libros teológicos y pedagógicos, entre los cuales cabe destacar "El joven instruído", del que llegaron a publicar más de cincuenta ediciones y un millón de ejemplares sólo en el siglo XIX.

El propio Santo, se encargó también de recopilar y editar los llamados "Sueños de Don Bosco", un total de 159 sueños en ocasiones premonitorios que tuvo a lo largo de su vida, el primero de ellos a los 9 años de edad, el cual describe cómo iba a ser su misión entre los jóvenes más necesitados.
San Juan Bosco, conocido como el Apóstol de los Jóvenes, muere al amacener del 31 de enero de 1888 en Turín. A los salesianos que están en torno a su lecho les dice sus últimas palabras: "Quereos como hermanos.... Haced el bien a todos, el mal a nadie... Decid a mis muchachos que los espero a todos en el Paraíso".

Fue beatificado en 1929 y el 1 de abril de 1934, Pío XI, que tuvo la dicha de conocerlo personalmente, lo proclamó Santo. En el centenario de su muerte, Juan Pablo II lo declaró y proclamó Padre y Maestro de la Juventud.







 "MARÍA ES NUESTRA GUÍA,
NUESTRA MAESTRA,
NUESTRA MADRE"

No hay comentarios:

Publicar un comentario