DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

viernes, 15 de abril de 2016

ORACIÓN DE LOS JÓVENES CON EL OBISPO GETAFE

ORACIÓN DE LOS JÓVENES DE LA DIÓCESIS CON EL OBISPO EN LA CATEDRAL DE GETAFE






El pasado 8 de abril, el obispo de Getafe, D. Joaquín María López de Andújar, partició en el encuentro de oración con cientos de jóvenes de la Diócesis que de forma regular se hacen todos los segundos viernes de cada mes en la Catedral de Getafe entre las 22:00 y 23:00 horas.

El encuentro dio comienzo con el canto de jóvenes diocesanos, tras el cual se leyó el nº 15 de la Bula Misericordiae Vultus, del Papa Francisco:

"En este Año Santo, podremos realizar la experiencia de abrir el corazón a cuantos viven en las más contradictorias periferias existenciales, que con frecuencia el mundo moderno dramáticamente crea. ¡Cuántas situaciones de precariedad y sufrimiento existene en el mundo hoy! Cuántas heridas sellan la carne de muchos que no tienen voz porque su grito se ha debilitado y silenciado a causa de la indiferencia de los pueblos ricos. En este Jubileo la iglesia será llamada a curar aún más estas heridas, a aliviarlas con el óleo de la consolación, a vendarlas con la misericordia y a curarlas con la solidaridad y la debida atención. 

 No caigamos en la indiferencia que humilla, en la habitualidad que anestesia el ánimo e impide descubrir la novedad, en el cinismo que destruye Abramos nuestros ojos para mirar las miserias del mundo, las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de la dignidad, y sintámonos provocados a escuchar su grito de auxilio. Nuestras manos estrechen sus manos, y acerquémoslos a nosotros pra que sientan el calor de nuestra presencia, de nuestra amistad y de la fraternidad. Que su grito se vuelva el nuestro y juntos podamos romper la barrera de la indiferencia que suele reinar campante para esconcer la hipocresía y el egoísmo".


Este segundo viernes del mes de abril la oración fue organizada por los arciprestazgos de San Martín de Valdeiglesias y de Navalcarnero. Algunos jóvenes de las parroquias de San Martín de Valdeiglesias y de nuestra parroquia de Sevilla la Nueva realizaron las oraciones de los fieles ante el silencio de los cientos de jóvenes que llenaron la Catedral.



 
Cada mes, en el encuentro de oración con los jóvenes, se profundiza en una obra de misericordia. Este viernes se invitó a los jóvenes a reflexionar sobre la Obra de Misericordia Espiritual "Sufrir con paciencia las debilidades del prójimo".


D. Joaquín María, explicó un ejemplo práctico de un acontecimiento verídico de su vida, en particular. Una manera práctica, de acercar y de entender mejor las obras de misericordia  para los jóvenes.




El obispo diocesano quiere que los jóvenes dediquen un rato de su tiempo a tener un momento de oración ante la Eucaristía. Por ello, cada mes se reunirá con todos los jóvenes que quieran durante una hora, rezar unidos a su pastor, pidiéndole al Señor sus necesidades, preocupaciones, y que todo ello sirva de testimonio de fe ante otras personas de la sociedad.



Los jóvenes son una de las prioridades pastorales para el obispo de Getafe, que quiere que participen en la Gran Misión diocesana para conmemorar el 25º aniversario de la fundación de la Diócesis (1991-2016).






 PASA UNA NOCHE DE VIERNES DIFERENTE.
VEN AL ENCUENTRO DE LOS JÓVENES
CON EL OBISPO
EL SEGUNDO VIERNES DE CADA MES
EN LA CATEDRAL DE GETAFE




No hay comentarios:

Publicar un comentario