DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

domingo, 10 de febrero de 2013

MIERCOLES DE CENIZA: COMIENZO DE CUARESMA

MIERCOLES DE CENIZA







La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.




La imposición de la ceniza, es realizada por el sacerdote sobre los fieles que asisten a misa, haciéndole una cruz con la ceniza en la frente a los fieles, o dejando caer un poco de ceniza en sus cabezas mientras recita una de las siguientes frases de las Escrituras:




1.- Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás.

2.- Arrepiéntete  y cree en el Evangelio.




La imposición de la ceniza nos enseña que todo lo que tengamos y sea material se acaba, pero todo el bien que hayamos ido acumulando nos lo llevaremos con nosotros a la eternidad,o sea, que al final de nuestra vida, sólo nos podremos levar aquello que hayamos hecho por Dios y por los demás.




Cuando el sacerdote nos pone la ceniza, debemos tener una actitud de querer mejorar, de querer tener amistad con Dios, ya que esas cenizas representan nuestros egoísmos, peleas, mentiras, pereza en el estudio, falta de cariño, falta de respeto a nuestros padres o amigos..., males que hemos quemado y que por tanto queremos que se conviertan en paz, amistad, solidaridad, amor, dulzura, comprensión...





CONCLUSIÓN


La ceniza no es un rito mágico, no nos quita nuestros pecados. Para ello, tenemos el Sacramento de la Reconciliación.  La Ceniza es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. Es el inicio del camino de la Cuarema, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo que es el Domingo de Resurrección.



Debe ser un tiempo de reflexión de nuestra vida, de entender a dónde vamos, de analizar cómo es nuestro comportamiento con nuestra familia, y en general con todos los seres que queremos y que nos rodean.


En estos momentos, al reflexionar sobre nuestra vida, debemos convertirla de ahora en adelante en un seguimiento a Jesús.





Debemos,  profundizar en su mensaje de amor, acercándonos en esta Cuaresma al Sacramento de la Reconciliación (Confesión), que como su nombre nos dice, representa reconciliarnos con Dios, y convertirnos internamente.

Esta Reconciliación con Dios, está formada por el Arrepentimiento, la Confesión de los Pecados, la Penitencia y finalmente la Conversión.






Y terminemos diciendo que, debemos escuchar y leer el Evangelio, meditarlo y Creer en él, y con ello Convertir nuestra vida, siguiendo las palabras del Evangelio y evangelizando, es decir, transmitiendo su mensaje con nuestras acciones y con nuestras palabras.




COMUNICADO DE LA PARROQUIA SEVILLA LA NUEVA

La imposición de la ceniza, se realizará el próximo día 13/02/2013, Miércoles de ceniza , en la Iglesia de Sevilla La Nueva, a las 17:30 h. Posteriormente,  se oficiará misa a las 19:00 h, como todos los días.


No hay comentarios:

Publicar un comentario