miércoles, 20 de marzo de 2013

DOMINGO DE RAMOS



Con el  Domingo de Ramos (24/03/2013), empieza la Semana Santa. En este día recordamos la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén.  Este domingo resume los dos puntos importantes de la Pascua que son:


- La Pasión y Muerte de Cristo, y

- Su Resurrección gloriosa




La Biblia (San Mateo 21, 1-11) menciona que cuando Jesús llegó a Jerusalén, la ciudad más importante, para celebrar la Pascua, Jesús les pidió a sus discípulos traer un burrito, para entrar montado en él, a Jerusalén.





Había mucha gente (niños y adultos), algunos habían estado presentes en los milagros de Jesús y habían escuchado sus parábolas, lo esperaban para recibirlo como un rey, le cantaban cánticos y salmos, y lo alababan con palmas en las manos.







La gente tendía sus mantos por el camino y otros cortaban ramas de árboles alfombrando el paso.

Los que iban delante y detrás de Jesús gritaban: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”. (Hosanna significa “¡viva!”).



Por eso nosotros bendecimos los Ramos y celebramos con alegría este día.




Por todo esto, las ceremonias del Domingo de Ramos comienzan, con la bendición de las palmas y ramas de olivo o laurel que llevan en sus manos los fieles, haciendo una pequeña procesión,  rememorando así,  el pasaje evangélico que acabamos de mencionar.




Finalmente, en la Iglesia, la plegaria y la comunión Eucarística, nos invitan a asociarnos a la Pascua del Señor, uniendo nuestra entrega a la suya.



¿POR QUÉ PARTICIPAR EN UNA PROCESIÓN ESTE DÍA?
La procesión que realizamos desde nuestras parroquias con los ramos de olivos y con las palmas, es una forma de expresar la fe que tenemos en Cristo Jesús.
Avanzamos portadores de Paz y Esperanza que queremos contagiar a todos, porque sabemos que siguiendo a Jesús, llegaremos con Él a la gloria de la Resurrección.




  ¿POR QUÉ EL OLIVO?

El Olivo es un árbol característico y muy propio de la zona donde vivió Jesús. Recordemos que un pasaje bíblico testimonia que Él, rezó y meditó en el huerto de los olivos (San Lucas 22, 39-46) y que este árbol aparece también en el Antiguo Testamento, como por ejemplo, en el relato del Diluvio y el arca de Noé (Génesis 8, 11).




¿QUÉ DEBERÍAMOS HACER CON EL OLIVO BENDECIDO?

El olivo bendecido se puede colocar en algún lugar de nuestro hogar, lugar de trabajo, y acompañarlo con alguna estampa, frase, tarjeta visible, de modo que al observarlo cotidianamente, recordemos que hemos participado de la procesión y celebración de Ramos en la que alabamos a Jesús y por lo tanto, queremos continuar alabándolo y seguir sus pasos durante todo el resto del año.

También podemos compartir el olivo bendito con nuestros familiares, amigos, vecinos, enfermos, y también con quienes se encuentran privados de asistir a las celebraciones por razones de salud y avanzada edad.






VIVAMOS TODOS EL DOMINGO DE RAMOS CON AMOR, FE Y BONDAD

No hay comentarios:

Publicar un comentario