DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

martes, 23 de abril de 2013

SAN JORGE

SAN JORGE DE CAPADOCIA



San Jorge de Capadocia fue un mártir cristiano, y probablemente uno de los santos más famosos del santoral, por su ejemplo de valor y lealtad por Cristo.
San Jorge fue un soldado que murió martirizado en el siglo III.

Circulan muchísimas leyendas sobre su vida y martirio, y es posiblemente, uno de los santos más populares de toda la cristiandad.





SU VIDA

Jorge nació en Capadocia (la actual Turquía), en el siglo III, su padre era Geroncio, un soldado del Imperio Romano de Oriente que murió al poco de nacer Jorge. Su madre, Policromía, le llevó con ella a su ciudad natal: Lydda (actual Lod, en Israel), donde creció y acabó conviertiéndose también en soldado, alcanzando rápidamente un puesto destacado, llegando a ser tribuno, y siendo destinado a Nicomedia, con la guardia personal del emperador.

No sabe con seguridad,  si era cristiano de antes o se convirtió durante su estancia en el ejército, pero el caso es que en los años 303 y 304 d. C. el emperador Diocleciano emitió una serie de edictos por los cuales se obligaba a los cristianos, a hacer sacrificios a los dioses romanos y se perseguía a los que se negasen a hacerlo. (Este momento fue conocido como la Gran Persecución de Diocleciano, y tuvo un alcance terrible). Diocleciano ordenó a San Jorge, perseguir y ejecutar  a los cristianos, pero él se negó, atreviéndose a criticar la decisión tomada por el emperador en su presencia.





Diocleciano reaccionó violentamente, y ordenó su tortura y ejecucción. Así en abril del año 303, frente a las murallas e Nicomedia, San Jorge fue torturado cruelmente durante varios días (con 4 métodos distintos de tortura), y decapitado el día 23 de ese mes, se dice, que sin emitir queja ninguna.
Fue enterrado en Lydda.





SAN JORGE MÁRTIR

Es en Lydda donde aparece la primera Iglesia dedicada a él, durante el reinado del emperador Constantino el Grande, conviertiéndose muy pronto en uno de los santos más populares.
Su devoción se extendió en el Siglo V por Occidente, y fue canonizado por el Papa Gelasio I, en e 494 d.C.




Los primeros cruzados que volvieron de oriente trajeron consigo una alta opinión de la intercesión del santo, conviertiéndose rápidamente en uno de los santos patronos de los caballeros.



SAN JORGE Y EL DRAGÓN

A partir de su martirio y junto con la expansión de su devoción, se difundieron muchas versiones de su martirio, varias de ellas incluían a San Joge siendo cortado en pedazos, decapitado y resucitando varias veces, y hasta una columna de fuego que descedía para matar a Diocleciano.

Sin embargo, la más famosa sin duda es la versión de San Jorge y el Dragón, (aparecida en el Siglo XIII). He aquí la historia:


Un terrible dragón atemorizaba la ciudad de Lydda, devorando el ganado y manteniendo a toda la población espantada.


Acabado todo el ganado, los habitantes decidieron ofrecer al dragón doncellas vírgenes para aplacar su hambre.






Al tiempo le tocó el turno a una princesa, la cual, fue voluntaria para salvar a su pueblo. Estando el dragón a punto de devorarla, apareció San Jorge, con armadura y montado en un caballo blanco, se interpuso entre la dama y el dragón, y le mató de una sóla lanzada. Liberada la princesa, San Jorge convirtió al cristianismo a todos los habitantes del pueblo y repartió generosamente sus riquezas, tras lo cual se marchó, sin aceptar recompensa alguna.


Esta historia, evidentemente inventada, guarda curiosas similitudes con la vida del Santo. Muy probablemente, el mensaje que se quería dar era el siguiente:

* El San Jorge de la leyenda y el real realizan un acto extremadamente meritorio que implica la salvación (espiritual o material, según la versión), de mucha gente, de todo un pueblo y en especial de una princesa. Esta princesa liberada, personifica a la Iglesia de Capadocia, que habría sido evangelizada por San Jorge.

* La derrota del dragón (en un caso un animal físico, y en el otro del Dragón llamado diablo, que le tentaba durante su martirio), delante de todos, que implica la salvación del pueblo (Del pueblo de Dios, es decir, de los cristianos, evitando que se acobarden y renuncien a Dios, en el caso de la historia real).


* Que  San Jorge derrotase al dragón de una sola lanzada (acto insólito en las historias medievales, pues una lucha larga y dificultosa sirve en general para engrandecer aún más el valor y fuerza del caballero), nos indica que llevó a cabo esa hazaña de manera, especialmente sobresaliente, pudiendo significar esto una entereza fuera de lo común durante el martirio.


La leyenda del dragón tiene varias interpretaciones metafóricas y didácticas de la historia: San Jorge es el creyente, el dragón es el Diablo, el mal; al caballo blanco se le identifica, con la fe o con el mismo Cristo, y a la princesa con la Iglesia y con la Evangelización.


A lo largo de la historia San Jorge se ha convertido en el patrón de muchos reinos y ciudades, entre los más conocidos figuran: Aragón, Inglaterra, Georgia, Génova, Moscú, Portugal, Cáceres..., y se celebra el día 23 de abril.


Su emblema es una cruz roja con brazos que llegan hasta los extremos y fondo blanco. Iconográficamente, se suele representar a lomos de un caballo blanco, sujetando una lanza clavada en un dragón que suele aparecer a sus pies y recubierto de armadura, a modo de caballero de Dios victorioso contra el mal.



Se le considera el santo guerrero por excelencia, y junto con San Miguel Arcángel, terror de los demonios.








lunes, 15 de abril de 2013

BENDICIÓN DE CASAS EN PASCUA

BENDICIÓN DE LAS CASAS EN TIEMPO PASCUAL


El Tiempo de Pascua, es el tiempo propicio de la bendición de las casas, con el agua bendecida en la Vigilia Pascual.



De esta manera se hace memoria, entre otras cosas, del paso del ángel en Egipto y del señalar las jambas de las puertas con la sangre del cordero pascual.

La bendición comienza con la siguiente exhortación: "La paz del Señor a esta casa y a todos los aquí presentes", según el mandato evangélico de saludar, deseando la paz.




Si el que bendice no es sacerdote, ni diácono puede realizarse de la siguiente manera. Especialmente está pensado para que lo haga el cabeza de familia:


MINISTRO: (haciendo la señal de la cruz). Nos ponemos en la presencia del Señor, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS: Amén.

MINISTRO: Que nuestro Señor Jesucristo, nos conceda por su Espíritu, la Gracia de compartir junto a Él, la bendición de esta casa.

TODOS: Amén.

MINISTRO: (Dispone a los presentes para la celebración con estas palabras u otras semejantes). Queridos hermanos, dirijamos nuestra ferviente oración a Cristo, que quiso nacer de la Virgen María y habitó entre nosotros, para que se digne entrar en esta casa y bendecirla con su presencia. Cristo, el Señor, está aquí, en medio de ustedes, fomente su caridad fraterna, partícipe en sus alegrías y los consuele en las tristezas. Y ustedes, guiados por las enseñanzas y ejemplos de Cristo, procuren, ante todo, que esta casa que hoy bendecimos, sea hogar de caridad, desde donde se difunda ampliamente la fragancia de Cristo



MINISTRO: Escuchemos ahora las palabras del Evangelio según San Lucas (LC 19,1-9):

"En aquel tiempo, Jesús fue a la ciudad de Jericó y caminaba por las calles. Había allí, un hombre llamado Zaqueo, que era el jefe de los publicanos y hombre muy rico. Sentía mucha curiosidad por ver a Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de baja estatura.

Se adelantó corriendo y se subió a un árbol para verle, pues iba a pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: "Zaqueo, baja pronto porque conviene que hoy me quede yo en tu casa". Se apresuró a bajar, y lo recibió con alegría.
Al verlo, todos murmuraban diciendo: "Ha ido a hospedarse a la casa de un hombre pecador". Zaqueo, puesto en pie dijo al Señor: "Daré la mitad de mis bienes a los pobres, y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruple". Jesús le dijo: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham". 




SALMO:
"EL SEÑOR NOS CONSTRUYA LA CASA"

Si el Señor no construye la casa,
en vano se cansan los albañiles;
si el Señor no guarda la ciudad,
en vano  vigilan los guardianes.
Es inútil que madruguen,
que velen hasta muy tarde,
comiendo el pan de sus fatigas.
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!
La herencia que da el Señor son los hijos;
una recompensa, el fruto del vientre:
Como flechas en las manos del guerrero,
así son los hijos de la junventud.





PLEGARIA COMÚN

Se pueden agregar por parte de los dueños de la casa sus intenciones personales al final.

"Quédate con nosotros, Señor".


. Señor Jesucristo, que con María y José santificaste la vida doméstica, ven a vivir con nosotros en esta casa para que te reconocamos como huésped y te honremos como cabeza. Oremos...


. Tú, por quien esta casa cobra sentido, y se va levantando hasta formar un templo consagrado, haz que los habitantes de este casa se vayan integrando en la construcción, para ser morada de Dios, por el Espíritu. Oremos...


. Tú, que ensañeste a tus fieles a edificar su casa sobre piedra firme, haz que la vida de esta familia se apoye firmemente en tu Palabra y, evitando toda división, te sirva con generosidad y de todo corazón. Oremos...


. Tú, que careciendo de morada propia, aceptaste con el gozo de la pobreza la hospitalidad de los amigos, haz que todos los que buscan vivienda encuentren, con nuestra ayuda, una casa digna de este nombre. Oremos ...


. Tú, que siendo Dios te hiciste servidor de los hombres, ayuda a esta familia para que en ella reine la armonía y la paz que solo Tú puedes regalarnos. Oremos...




ORACIÓN DE BENDICIÓN


MINISTRO: (Explica que va a pedir la bendición sobre el agua).

Con las manos juntas:

"Asiste Señor a estos servidores tuyos, que al ofrecerte hoy su vivienda, imploran humildemente tu bendición, para que, mientras vivan en ella, sientan tu presencia protectora; cuando salgan, gocen de tu compañía; cuando regresen, experimenten la alegría de tenerte como huésped, hasta que lleguen felizmente a la estancia preparada para ellos, en la casa de tu Padre. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

TODOS: Amén.


MINISTRO: (Mientras rocía las habitaciones de la casa con el agua bendita), dice: Bendice Señor esta casa y a los que en ella habitan, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS: Amén.




ORACIÓN FINAL

MINISTRO: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa". Dios ha venido hoy a nuestra casa, y quiere quedarse. Vamos a dar gracias a Dios por ser una familia cristiana. Recemos como el mismo Señor nos enseñó:


TODOS:  Padre nuestro... (Se reza el Padre Nuestro)


MINISTRO: Y vamos a saludar también a nuestra Madre, la Virgen María, la Madre que Jesucristo nos regaló, para que ella también habite en nuestra casa y los proteja bajo su manto.


TODOS: Dios te salve, María... (Se reza Ave María)


MINISTRO: Te pedimos Señor, que esta familia viva siempre unida en la fe y en el amor, cumpliendo tus mandamientos y sirviendo a los hermanos. Y te pedimos que derrames sobre nosotros tu bendición en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.


TODOS: Amén.





















lunes, 1 de abril de 2013

TIEMPO PASCUAL

TIEMPO DE PASCUA







El Tiempo de Pascua es el tiempo, que conmemora la Resurrección del Señor. Es su paso, de la muerte a la vida.

La palabra Pascua, significa "Pasar". Comienza con la fiesta del Domingo de Resurrección, si bien se considera que ya el Triduo Pascual (jueves, viernes y sábado santo), como parte de este paso.




DIAS DE TIEMPO DE PASCUA



El Tiempo Pascual o de Pascua, que dura 50 días (7 semanas),  es  una prolongación de la Resurrección del Señor Jesús, que nos abre a la perspectiva de una esperanza nueva y diferente.



Los cincuenta días después de Pascua se prolongan como un solo día de fiesta, como un solo gran domingo. Durante todo este tiempo, en la Iglesia se canta , se celebra la alegría de Cristo Resucitado.

Las celebraciones son como un eco de lo que fue la noche de Pascua: se utilizan vestiduras blancas, no se deja de cantar el Aleluya, se vuelve a usar el Gloria, durante la octava de pascua (los primeros ocho días después del Domingo de Resurrección). Se adornan los templos con muchas flores, más que nunca, y se usa música y canto.




Es un tiempo de alegría, de gozo, así como una invitación al perdón y a la paz. La Iglesia y la comunidad cristiana, se alegra con el triunfo de Jesús.



El Cirio Pascual es el símbolo de Cristo Resucitado, la luz del mundo.

Hacia el final de este tiempo se celebrarán también la Ascensión y Pentecostés.




LA ASCENSIÓN


La Ascensión celebra el regreso del Cristo Resucitado a la casa de su Padre. Así, abre para todos los cristianos el camino hacia el Padre Dios.

Se confirma y manifiesta de manera solemne a Jesucristo como Señor del Universo.




Se suele celebrar cuarenta días después del Domingo de Resurrección, en jueves, si bien puede ser trasladada por motivos pastorales al domingo siguiente.





PENTECOSTÉS

La solemnidad de Pentecostés (que significa cinquentena), cierra el tiempo Pascual. Celebra la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles. Jesús no deja abandonados a los suyos, al contrario, les envíe los dones necesarios, para que enseñen su Palabra.
Es el día en que nace la Iglesia.


Se celebra cincuenta días después del Domingo de Resurrección (diez días después de la Ascensión), al octavo domingo de Pascua y se celebra con vestiduras rojas.


Vivamos la Pascua, con Fe, Paz y con Alegría, porque nuestro Señor Jesucristo ha Resucitado.