DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

martes, 17 de junio de 2014

CORPUS CHRISTI 2014


CORPUS CHRISTI



La Fiesta del Corpus (22/06/14), también llamada "del Cuerpo y la Sangre de Cristo" o "Corpus Christi", es la fiesta de la Eucaristía. Esta solemnidad nos convoca ante el misterio del cuerpo entregado y de la sangre derramada por nosotros. Un misterio que el Jueves Santo tiene la fiesta de su Institución y en el Corpus tiene una gozosa fiesta de la respuesta de fe. 
 

La Eucaristía tiene dos dimensiones: su celebración (la misa) y su prolongación, con la reserva del Pan eucarístico en el Sagrario y la consiguiente veneración que le dedica la comunidad cristiana. 

La finalidad principal de la Eucaristía es su celebración y la comunión con el Cuerpo y Sangre de Cristo, que ha querido ser nuestro alimento para el camino de la vida.
En esta fiesta se quiere dar un realce especial, para hacer un homenaje agradecido, público, multitudinario de la presencia real de Cristo; incluso para sacar en procesión el Santísimo Sacramento por las calles y las plazas, para afirmar el misterio del Dios con nosotros en la Eucaristía, su compañía.
Tenemos necesidad de renovar nuestra fe en la presencia verdadera de Cristo en la Eucaristía, de manifestarla de forma pública, de sentirnos en la procesión de Corpus pueblo de Dios en camino, presididos y precedidos por Cristo, Pastor y guía, presencia y viático de nuestro caminar, misteriosa compañía de Dios.


La Eucaristía sigue siendo la opción fundamental de nuestra fe. Ante el misterio del pan de vida, el sacerdote tiene que renovar su adoración, y el cristiano confesar que, es un misterio que trasciende su inteligencia. 

La Eucaristía nos pone de rodillas, confunde nuestro orgullo y nos abre a la humildad y al gozo de la fe en la palabra y en el poder de Cristo. Solo así se convierte para nosotros en misterio de luz y de vida.



En este día del CORPUS CHRISTI, estamos llamados a entrar en un lugar donde el pan y el vino dejan de serlo para convertirse en permanente presencia de Cristo en la Eucaristía. Con la Eucaristía,vamos a salir enriquecidos,no de bienes materiales,sino llenos de Espíritu, en el corazón y en el alma.  

Llenos de valores espirituales, de compromiso cristiano, de oración, de vigilancia, de familia,  de los amigos,  de vida..




La fiesta del Corpus es demasiado grande para quedarse en los cuatro muros de un templo. Es tan grande su misterio y su fé, que sale de la mejor catedral o de la Iglesia más pequeña para recorrer todas las calles y plazas de esa localidad.... Es tan apreciada la presencia del Señor en la Eucaristía, que necesitamos seguirle, cuando Él, por delante, sale al asfalto de nuestras calles.



CELEBRACIÓN DEL CORPUS EN SEVILLA LA NUEVA



La fiesta del Corpus Christi conmemora la institución de la Eucaristía y, en este día, sale a las calles de cada pueblo o ciudad la Custodia, que tiene el Cuerpo Consagrado de Cristo.





El pueblo de Sevilla la Nueva ha vuelto a brillar esta mañana, con luz propia en la celebración del Corpus Christi, que un año más ha atraído a multitud de personas que han contemplado el recorrido profesional de la Custodia por las engaladas calles de la localidad.







Una lluvia de intensos colores, marcó el despertar de las plazas del municipio de Sevilla la Nueva, esta mañana de domingo, con la celebración del día del Corpus.

Los altares y el suelo tapizado de tomillo y lavanda, revestían el oscuro asfalto de las calles, para dar paso a la celebración del Corpus Christi.



Los jóvenes del municipio que se están preparando para la comunión y confirmación, junto con los catequistas y un grupo amplio de feligreses han sido los alfombristas que han hecho posible, el arte de las alfombras en el gran día del Corpus Christi en Sevilla La Nueva.






Desde las 00:00 h. de este domingo del Corpus, estuvieron elaborando las 4 alfombras que han decorado nuestras plazas y calles, al igual que varias catequistas y vecinos de la localidad estuvieron instalando altares que también han engalado las calles del pueblo.


Mientras observaban una de las alfombras, los sevillanovenses comentaban sonrientes que el Corpus "representa una gran vivencia, en nuestro pueblo desde hace muchos años", y que en los últimos años se está creando una gran tradición alfombrística en nuestra localidad, que cada año atrae a multitud de personas tanto para elaborarlas como para admirarlas. 


Las alfombras perfectamente elaboradas, crean mucha ilusión porque da a la fiesta mayor colorido y mayor ambiente de festividad.

Tras la misa oficiada por nuestro párroco,   D. Jesús, que se celebró a las 11:00 h. tuvo lugar la procesión por las calles de la localidad. En ella, los devotos siguieron al Cuerpo de Cristo, pasando por las alfombras y altares que con tanto cuidado y esmero se han estado elaborando durante toda la noche.





 
La Custodia, salió y entró de la Iglesia, bajo Palio, (recién estrenado el año pasado), estando acompañada por el sacerdote  y por los diferentes vecinos de la localidad, en todo el recorrido de la procesión.








Los niños que han heho la primera comunión este año, precedieron la procesión, lanzando miles de pétalos, flores y tomillo, en acto de fervor en este día tan importante para la fe cristiana.
La procesión tuvo lugar por diferentes calles de la localidad,  en cuyo recorrido se han  engalanado diferentes altares, balcones y alfombras preciosamente decoradas.





Los altares, se instalaran en diferentes calles del recorrido de la procesión, con motivos eucarísticos, haciendo de ellos monumentos de gran belleza. 
Una vez, en los altares, la procesión se paraba para orar ante ellos, mientras los niños de Primera Comunión tiraban pétalos de flores en dicho altar.




La procesión de la Eucaristía finalizó nuevamente en la Iglesia, dando así por finalizada la fiesta de la Solemnidad del Corpus et Sanguis Christi.




"La Eucaristía significa y realiza la comunión de vida con Dios y la Unidad del Pueblo de Dios por las que la Iglesia es ella misma".

Con la Eucaristía, Cristo nos promete una verdadera comunión de vida, la santificación de nuestro cuerpo, y la resurrección futura
 

"FELIZ SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI"

viernes, 6 de junio de 2014

PENTECOSTÉS

PENTECOSTÉS
SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN


Pentecostés (08/06/14), es la celebración de la venida del Espíritu Santo, cincuenta días después del Domingo de Resurrección; esta fiesta pone fin al tiempo pascual. Dios nos envió su Espíritu sobre los Apóstoles para darles fuerza y ayudarlos a transmitir su mensaje. 
 


El símbolo del Espíritu Santo es la Paloma, Lenguas de fuego y el viento. 


Los sacerdotes visten de rojo, símbolo de la presencia del Espíritu Santo.





Durante Pentecostés se celebra el descenso del Espíritu Santo y el inicio de las actividades de la Iglesia. Por ello también se le conoce como la celebración del Espíritu Santo. En la liturgia católica es la fiesta más importante después de la Pascua y la Navidad.





¿CUÁNDO EMPEZÓ LA CONFIRMACIÓN?

Cincuenta días después de que Cristo murió y resucitó, estaban reunidos los once apóstoles. Todos tenían mucho miedo. Entonces bajó sobre ellos el ESPÍRITU SANTO de Dios en forma de lenguas de fuego. En ese momento su debilidad y miedo se convirtieron en fuerzas sobrehumanas para ir a enseñar y a defender delante de todos, lo que Cristo les había enseñado. Este día se llamó PENTECOSTÉS

A partir de este día los Apóstoles empezaron a transmitir la palabra y enseñanzas de Dios e imponían las manos a otros hombres para que recibieran el Espíritu Santo.



¿QUÉ ES LA CONFIRMACIÓN?

La confirmación es el sacramento en el que Dios te da el Espíritu Santo, y en el cual se perfecciona la gracia bautismal fortaleciéndonos en la fe, en el amor a Dios y al prójimo, y haciéndonos soldados y apóstoles de Cristo.


Nos da también audacia para cumplir el derecho y el deber, que tenemos por el bautismo de ser apóstoles de Jesús, para difundir la fe y el Evangelio, mediante la palabra y el buen ejemplo.




¿QUÉ PASA CUANDO RECIBIMOS EL ESPÍRITU SANTO?

*Crecen nuestras fuerzas espirituales. Igual que les pasó a los apóstoles, se hace más fuerte nuestra fe. Se nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo.

*Nos hacemos soldados de Cristo. Esto no significa que luchemos o matemos por Cristo. Jesús no nos enseñó la violencia. Ser soldado de Cristo significa que:
- Somos leales a Cristo nuestro Rey, enseñando sin miedo a todos que somos católicos, sin sentir jamás vergüenza de la cruz.
- Le defendemos cuando alguien habla mal de Él o de su religión.
- Le servimos, tratando de extender su reino de amor entre los hombres.

 
*Nos unimos más a Cristo y a la Iglesia. Porque por nuestra propia voluntad decidimos formar parte de ella.



¿CÓMO SE HACE LA CONFIRMACIÓN?


La confirmación debe hacerla el Señor Obispo o un delegado suo. Sólo en el caso de que haya peligro de muerte puede confirmar cualquier sacerdote. 

El obispo unta el Santo Crisma en forma de cruz en la frente de la persona a confirmar. El Santo Crisma es un aceite especial que el Obispo bendice cada año en la misa del Jueves Santo.
Después el Obispo le impone la manos y le dice: "Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo".




La cruz que se hace sobre la frente es un símbolo poderoso si se entiende de verdad :¿Vivo todos los días como si llevara una cruz de mi Rey Cristo marcada en la frente?

El beso de paz con el que concluye el rito del sacramento de la confirmación significa y manifiesta la comunión eclesial con el obispo y con todos los fieles.



¿QUÉ NOS EXIGE EL ESTAR CONFIRMADOS?

Al recibir la confirmación nos obligamos a:


*Tratar de tener buena cultura religiosa, para poder defender la fe contra sus enemigos. 

*A que, cuando hables de tu religión católica, no te importe lo que opinan otros de ti. Tenemos que recordar siempre, que somos soldados valientes de Cristo.

*A hacer Apostolado, esto significa, a trabajar para ayudar a otras personas en sus necesidades humanas y a que conozcan a Cristo y todas sus enseñanzas.

*A tratar de Vivir en Gracia, esto es, vivir sin pecado en nuestra alma.



 ¿QUÉ SE NECESITA PARA PODER CONFIRMARSE?
Para confirmarse se necesita profesar la fe católica y estar bautizado. Todo bautizado puede y debe recibir el sacramento de la Confirmación.



Puesto que Bautismo, Confirmación y Eucaristía forman una unidad, de ahí se sigue que "los fieles tienen la obligación de recibir este sacramento en tiempo oportuno", porque sin la Confirmación y la Eucaristía, el sacramento del Bautismo es ciertamente válido y eficaz, pero la inciación cristiana queda incompleta.






*Estar en gracia, es decir, no tener pecado alguno. Conviene recurrir al sacramento de la Penitencia para ser purificado en atención al don del Espíritu Santo. Hay que prepararse con una oración más intensa para recibir con docilidad y disponibilidad la fuerza y las gracias del Espíritu Santo.
 


*Estar preparado para ser testigo de Cristo. La preparación para la Confirmación debe tener como meta conducir al cristiano a una unión más íntima con Cristo, a una familiaridad más vida con el Espíritu Santo, su acción, sus dones y sus llamadas, a fin de poder asumir mejor las responsabilidades apostólicas de la vida cristiana.


*Querer recibir el sacramento de la Confirmación.

*Para la Confirmación, como para el Bautismo, conviene que los candidatos  busquen la ayuda espiritual de un padrino o de una madrina. El padrino debe ser un católico que viva como tal y que ya esté confirmado. Conviene que sea el mismo que para el Bautismo a fin de subrayar la unidad entre los dos sacramentos. Y el padrino debe hacer cuanto pueda para que su ahijado lleve una vida católica plena.

 


YA HEMOS RECIBIDO LA CONFIRMACIÓN


El sacramento de la Confirmación nos une más íntimamente a la Iglesia y nos enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras.




Recuerda que cuando se recibe el signo espiritual, el Espíritu de sabiduría e inteligencia, el Espíritu de consejo y de fortaleza, el Espíritu de conocimiento y de piedad, el Espíritu de temor santo, y guarda lo que has recibido. Dios Padre te ha marcado con su signo, Cristo Señor te ha confirmado, renovando tus compromisos bautismales y poniendo en tu corazón la prenda del Espíritu, como el día de Pentecostés lo hizo con sus discípulos.

Vivamos el día de Pentecostés como una gran fiesta, el día en la que nació la Iglesia,  el día en el que el Espíritu Santo fue enviado a los Apósotoles, y el día en ele que renovamos nuestras vidas en espíritu y verdad.



 
UN SOLO CUERPO Y UN SOLO ESPÍRITU
UN SOLO SEÑOR, UNA SOLA FE,
UN SOLO BAUTISMO, 
UN SOLO DIOS Y PADRE DE TODOS,
QUE ESTÁ SOBRE TODOS, POR TODOS Y EN TODOS