DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

sábado, 19 de julio de 2014

VIRGEN DE LOS ÁNGELES




Nuestra Señora de los Ángeles es la Patrona de Getafe, una imagen de fino trazo y delicados contornos; es una Inmaculada esculpida en 1610. 

Fue hallada en el Cerro de los Ángeles y el pueblo de Getafe (Madrid), edificó muy pronto allí una ermita para dicha imagen; bajo el pontificado del Papa Benedicto XIV se conceden los primeros privilegios en su culto.






EL HALLAZGO DE LA IMAGEN

Cuenta la leyenda que unos pastores que solían pasar con sus ganados por la cañada de San Marcos, se guarecieron en el Cerro de los Ángeles durante una noche de tormenta. Al caer un rayo junto a los restos de una ermita que allí existía, vieron cómo, una vez se apagaba el ruido del trueno, la luz no se desvanecía. Al principio creyeron que el resplandor provenía de un incendio; y al acercarse, vieron que se trataba de la imagen de una Virgen de pequeño tamaño. Como los pastores debían continuar su camino, entregaron la efigie a unos zagales, que se la llevaron a Pinto. Cuando fueron a contar la historia al cura de la localidad, comprobaron con asombro que la imagen había desaparecido. Estos mismos chicos, a los pocos días, estaban jugando a los pies de la ermita del Cerro, cuando encontraron de nuevo a La Virgen. La bajaron a Getafe, a uno de los altares de la Iglesia. Pero, una vez más, la efigie volvió a desaparecer. El cura llegó a pensar que La Virgen quería instalarse en el Cerro y allí la encontraron. 

En el año 1612, ante una terrible sequía, el pueblo de Getafe ofrece unas rogativas trasladando procesionalmente la Imagen a nuestra Parroquia de Santa María Magdalena. Esto mismo se hará en sucesivas ocasiones (en 1726 y 1750) como remedio a calamidades públicas, obteniendo del Señor la gracia que por medio de Santa María se suplicó.

 
En memoria y agradecimiento, todos los años los católicos de Getafe celebran una fiesta en honor a Santa María de los Ángeles el lunes después de Pentecostés, precedida de una novena que concluye el sábado, vísperas de Pentecostés con la elevación solemnísima de la sagrada imagen y el canto de la Salve.




HISTORIA DE LA ADVOCACIÓN 
Conquistada la Villa de Madrid, por los ejércitos cristianos acaudillados por Alfonso VI, fue edificada en el Cerro de los Ángeles una pequeña Ermita con el fin de honrar a la Virgen, la que debió desaparecer a fines del siglo XIV.  





Existe constancia del primer día que se celebró la fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles en el cerro de su nombre, el último domingo de abril de 1616, y también de haber sido bajada a Getafe en 1618, por primera vez a causa de una gran sequía. 


En el año 1700 estalla la guerra de Sucesión que ensangrentó a España durante 7 años. Había ocupado el trono el rey Felipe V. 
Era por entonces Getafe un pueblo en cuyo término municipal había gran cantidad de viñedos, cuya riqueza quedó casi perdida en dicha contienda. Debió de sufrir gran quebranto el culto en la Ermita y es de suponer que fundamentalmente ésta quedó bastante afectada, pues la actual parece haber sido edificada por entonces, por presentar el estilo de las construcciones de la época. De 1735 es la magnífica carroza, verdadera obra de arte, así como el arco que lleva la Imagen en las procesiones del domingo y lunes, en el que puede leerse las siguientes inscripciones: "Francico Torresy José de Estrada, me fecit, año de 1739 y este arco y sobrecorona se hizo siendo cura propio de este lugar el Dr. Diego Santos Reolid".


En el año 1807, el cura teniente del lugar de Getafe, don Miguel Rosillo Montoya, escribió una Novena a la Virgen. Por los diferentes escritos de la época conocemos del intenso culto que tuvo la Virgen de los Ángeles por aquellos años. Un año después de escrita la Novena, los ejércitos franceses del emperador Napoleón Bonaparte invadían España. De nuevo habían de quedar suspendidos los cultos en la Ermita, y muchos objetos de la congregación desparecieron. Al finalizar la contienda Don Natalio Ortiz de Lanzagorta convoca en El Ayuntamiento a un grupo de vecinos de Getafe con el fin de restablecer los cultos. Dicha comisión realizó los trámites pertinentes hasta conseguir el establecimiento canónico de l Congregación el 20 de  noviembre de 1817, redactando para ellos las primeras Constituciones. No parece que durante el siglo XIX se produjera suspensión alguna de los cultos a Nuestra Señora de los Ángeles a pesar de ser dicho siglo pródigo en guerras y revoluciones, que sin embargo no afectaron directamente a nuestro pueblo. La reina doña María Cristina, esposa de Fernando VII, visitaba frecuentemente la Ermita y más tarde lo haría la Infanta Isabel, hermana de Alfonso XII. 




En los primeros años del siglo XX, fueron numerosas las peregrinaciones a la Ermita del Cerro de los Angeles, algunas de ellas con carácter de verdadero acontecimiento, como las celebradas en 1910 y la del 16 de octubre de 1916. 



El día 30 de mayo de 1919 fue inaugurado el Monumento dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, con asistencia del rey Alfonso XIII y de las mas altas autoridades de la Nación. Llegados los difíciles días comprendidos entre los años 1931 y 1936 no por ello dejaron de celebrarse siempre las festividades religiosas y durante esos años bajó la imagen de la Virgen a Getafe en la festividad de la Ascensión para celebrar en Pentecostés sus procesiones y demás cultos, con la sola excepción del último año, que hubieron de celebrarse en el Cerro, con la asistencia de numerosos fieles. 


Al comienzo de la guerra civil se encontraba la Imagen de la Virgen el el altar de su Ermita y aunque el Cerro fue escenario de terribles violencias, la Imagen fue respetada, no sufriendo daño alguno. Exceptuando uno de los bombardeos de artillería realizado desde Madrid sobre el Cerro, en el que una granada estalló en la Ermita y sus fragmentos perforaron el arco sin alcanzar a la Virgen. El Jefe de las fuerzas nacionales avisó al Sr. Alcalde de Getafe, don Juan Gómez de Fracisco, del peligro que corría la Imagen perma neciendo en su Ermita y aunque los soldados la habían bajado de su Altar y llevada a Hospedería recomendó se la viniera a recoger para dejarla en un lugar de Getafe. 
 


Al día siguiente fue colocada en su Carroza y trasladada a Getafe por un grupo de jóvenes de la localidad. Fue llevada a la Iglesia Parroquial para pasar, al los pocos días, a la Capilla del Convento de las Religiosas de la Sagrada Familia donde permaneció varios meses, hasta que una tarde estando celebrando un acto ens u honor, y como consecuencia de un bombardeo sobre Getafe, una granada estalló en un lugar cercano a la Imagen sin que ésta sufriera desperfecto alguno. Fue trasladada entonces al Hospital de San José, donde permaneció hasta el término de la guerra. La Imagen permaneció en Getafe hasta 1940 en que fue subida al Cerro a la Capilla de las M.M.Carmelitas donde permaneció hasta volver a su Ermita el día 27 de mayo de 1945. El 2 de Octubre de 1955 presidió en el Cerro un solemne acto, como consecuencia del día de la Provincia y, meses despés, el 8 de diciembre de 1955, el Obispo de Madrid-Alcalá, don Leopoldo Eijo Garay, la proclamó Patrona del Partido Judicial de Getafe.


LA IMAGEN
La imagen de Nuestra Señora de los Ángeles es una escultura enteramente tallada y policromada que representa una Inmaculada Concepción. Posteriormente se le añadiría un luna a sus pies, un arco de rayos y una peana también con angelitos. La auténtica medida de la Virgen, es decir, su talla es de 105 cm.; el resto son añadidos posteriores. 

El arco mide 16 cm. de alto; la peana del siglo XIX mide 60 cm., y la corona alrededor de 31 cm. Todo ello configura la imagen actual de la Virgen de los Ángeles con una altura total, desde la peana hasta el remate del arco de 217 cm. aproximadamente y una anchura de 114 cm. En el siglo XVIII, la talla de la Virgen de los Angeles fue adornada para dar más relevancia a lo que representaba: la imagen de María, Madre de Cristo. Para ello fue revestida, tapando la talla, con telas que formaban su túnica y su manto; con pelo natural creando una peluca; con oro y plata para engalanarla con la corona, un  arco, una media luna y joyas; conviertiéndola de esta manera en la Reina del Cielo. 

La talla de Nuestra Señora de los Ángeles está vestida de los colores simbólicos de la Inmaculada Concepción que son el color blanco de la túnica y el azul del manto. El color blanco significa la pureza de María y el azul su inmortalidad o su asunción en cuerpo y alma al cielo.La Virgen lleva la luna a sus pies, porque Ella representa el otro astro que rige nuestra vida pero que es menos importante que el sol. Nuestra Señora de los Ángeles lleva sobre su cabeza coronas de 12 y de 26 estrellas, que es el mútiplo de doce más dos. El doce es el número perfecto, así doce son las tribus de Israel, los apóstoles,...Otro de los símbolos son sus manos juntas en actitud de rezar y la peana de nubes con angelitos, que intentan elevarla hacia el cielo o mantenerla ya en éL.


El 2 de Agosto se celebra la Bienaventurada María Virgen "Nuestra Señora de los Ángeles", Patrona de la Diócesis de Getafe, celebremos este día con alegría, y unámonos a la Iglesia que peregrina como Pueblo de Dios en estas tierras.
 

Concédenos, Señor,
Por intercesión de la Virgen,
 Reina de los Ángeles,
cuya gloriosa fiesta celebramos el 2 de Agosto,
que participemos en ese día como ella
de la plenitud de tu gracia.
Por nuestro Señor Jesucristo
Amén






domingo, 13 de julio de 2014

VIRGEN DEL CARMEN


http://www.revistaecclesia.com/wp-content/uploads/2012/07/Virgen-del-Carmen2.jpg



El próximo 16 de Julio recordaremos a Nuestra Señora del Carmen. Reflexionemos un poco sobre esta advocación y las grandes promesas de su escapulario.
Santa María en el Monte Carmelo, referida comúnmente como Virgen del Carmen o Nuestra Señora del Carmen, es una de las diversas advocaciones de la Virgen María. Se llama así porque procede del llamado Monte Carmelo en Israel, un nombre que deriva de la palabra Karmel o Al-Karem y que se podría traducir como "jardín". Existen hoy en día órdenes carmelitas repartidas por todo el mundo, masculinas y femeninas, las cuales giran en torno a esta figura mariana.



ORIGEN DE LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN Y EL MONTE CARMELO

El Carmelo era sin duda, el monte donde numerosos profetas rindieron culto a Dios. Los principales fueron Elías y su discípulo Eliseo, pero existían también diferentes personas que se retiraban en las cuevas de la montaña para seguir una vida eremítica. 
Esta forma de oración, de penitencia y de austeridad fue continuada siglos más tarde, concretamente en el III y IV, por hombres cristianos que siguieron el modelo de Jesucristo y que de alguna forma tuvieron al mismo Elías como patrón situándose en el valle llamado Wadi-es-Siah.


A mediados del siglo XII, un grupo de devotos de Tierra Santa procedentes de Occidente, decidieron instalarse en el mismo valle que sus antecesores y escogieron como patrona a la Virgen María. Allí construyeron la primera Iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo. 
Desde su monasterio quisieron vivir bajo los aspectos marianos que salían reflejados en los textos evangélicos: maternidad divina, virginidad, inmaculada concepción y anunciación. Estos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oración y la pobreza, fueron la cuna de la Orden de los Carmelitas, y su devoción a la Virgen permitió que naciera una nueva advocación: Nuestra Señora del Carmen.

 


ORÍGENES DEL CULTO

[Estampa religiosa de la Virgen del Carmen]Según la tradición carmelita, el 16 de julio del año 1251, la imagen de la Virgen del Carmen se le habría aparecido a San Simón Stock, superior general de la Orden, a quien le entregó sus hábitos y el escapulario, principal signo del culto mariano carmelita. La veneración recibió reconocimiento papal en 1587.




Según esa tradición, la Virgen prometió liberar del Purgatorio a todas las almas que hayan vestido el escapulario durante su vida, el sábado siguiente a la muerte de la persona y llevarlos al cielo, creencia que ha sido respaldada por los Pontífices. La iconografía principal de la Virgen la muestra portando dicho escapulario. La devoción mariana hacia la Virgen del Carmen se extendió a muchos países de Europa y América, destacando entre ellos España, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Panamá, Perú y Venezuela.


ESCAPULARIO
El escapuario, nos dispone el amor a Dios y a la verdadera contrición del pecado si lo recibimos con devoción.

Las comunidades religiosas llevan su hábito como signo de su consagración a Dios. Los laicos no pueden llevar hábito, pero los que desean asociarse a los religiosos en su búsqueda de la santidad pueden usar el escapulario.
  
La Virgen dio a los Carmelitas el escapulario como hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella. Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre el pecho y otra sobre la espalda (scapulae). Se usa bajo la ropa. 




LA VIRGEN MARÍA ENTREGA EL ESCAPULARIO EL 16 DE JULIO DE 1251
En el año 1246 nombraron a San Simón Stock general de la Orden Carmelita. Este comprendió que, sin una intervención de la Virgen, a la orden le quedaba poco tiempo. Simón recurrió a María poniendo la orden bajo su amparo, ya que ellos le pertenecían. En su oración la llamó "La flor del Carmelo" y la "Estrella del Mar" y le suplicó la protección de toda la comunidad.
En respuesta a esta ferviente oración, el 16 de julio de 1251 se le aparece la Virgen a San Simón Stock y le da el escapulario para la orden con la siguiente promesa:
"Ese debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno".


Muy pronto empezaron a notarse en todas partes las bendiciones y ayudas tan especiales que la Madre de Dios concedía a los que llevaban con fe y devoción el Santo escapulario. Incendios que se detenían. Inundaciones que se calmaban, tentaciones que se alejaban. Pecadores que se convertían. En Francia en plena batalla el rey Luis XI vio que a un soldado le llegaba una flecha dirigida hacia su corazón y en cambio se le clavaba en el escapulario y no le hacía ningún daño. Inmediatamente el rey y todos sus generales pidieron el escapulario y se lo colocaron. Lo que salva de los peligros no es el escapulario en sí, sino la Santísima Virgen que protege y defiende a quienes llevan a esa insignia como señal del aprecio y la devoción que sienten por Ella.


PROMESAS VINCULADAS AL ESCAPULARIO DEL CARMEN
En algunos casos, el uso del escapulario se acompaña de promesas como la protección de la condena eterna o algunos otros privilegios. Esas promesas se dan en un cuadro de revelaciones personales a miembros de la orden a partir de visiones.

 
El más difundido de entre todos los escapularios es el de la Virgen del Carmen, que cuenta con el llamado privilegio sabatino: existe la tradición de que la Virgen, a los que mueran con el Santo Escapulario y expían en el Purgatorio sus culpas, con su intercesión hará que alcancen la patria celestial lo antes posible, o, a más tardar, el sábado siguiente a su muerte.


Está autorizado el uso de una medalla en lugar del escapulario del Carmen, con tal de que por un lado lleve la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y por el otro una de la Santísima Virgen: La imposición debe realizarse con Escapulario de tela. A pesar de ello, el mismo San Pío X, al conceder esta dispensa, recomendó el uso del Escapulario de tela. Este es más simbólico, por ser una expresión abreviada del hábito del Carmen.

España es uno de los países donde más arraigada se encuentra esta advocación. Los pescadores han nombrado a la Virgen del Carmelo su fiel protectora y además la Marina Española le ha concedido el título de Patrona. Por esta razón, la Virgen del Carmen es conocida como la "estrella de los mares".


LA ESTRELLA DEL MAR Y LOS CARMELITAS

Los marineros, antes de la edad de la electrónica, dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso océano. De aquí la analogía con la Virgen María quien como, estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo. Por la invasión de los sarracenos, los Carmelitas se vieron obligados a abandonar el Monte Carmelo. 
Una antigua tradición nos dice que antes de partir se les apareció la Virgen mientras cantaban el Salve Regina y ella prometió ser para ellos su Estrella del Mar. Por ese bello nombre conocían también a la Virgen porque el Monte Carmelo se alza como una estrella junto al mar.


CARMELITAS EN ESPAÑA
El primer convento carmelita de la Península Ibérica aparecería en Perpiñán (Francia), entonces ciudad de la Corona de Aragón, estableciéndose su fecha fudacional entre 1265 y 1269. Su propagación fue rápida por toda la península ibérica, llegando a Sevilla en 1358, ciudad desde la que se impulsará la creación de la destacada Provincia Bética Carmelitana, en 1499. En esta época empezarán a surgir las primeras comunidades femeninas de religiosas carmelitas en todo el territorio. Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, también durante el siglo XVI, introdujeron profundas reformas en el seno de la Orden dando origen a los Carmelitas Descalzos.



ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

"Tengo mil dificultades:
Ayúdame.
De los enemigos del alma:
Sálvame.
En mis desaciertos:
Ilumíname
En mis dudas y penas:
Confórtame.
En mis enfermedades:
Fortaléceme.
Cuando me desprecien:
Anímame.
En las tentaciones:
Defiéndeme.
En las horas difíciles:
Consuélame.
Con tu corazón maternal:
Ámame.
Con tu inmenso poder:
Protégeme.
Y en tu brazos al expirar:
Recíbeme.
Virgen del Carmen
Ruega por nosotros.
Amén".