DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

DON LIBORIO GÓMEZ DE DIEGO

Nacido en 1908 hijo de Juan y de Dolores. Se formó en el Seminario Conciliar de Madrid. Enviado a estudiar por su obispo a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología, en 1934, con una tesis que llevaba por título "La Cristología en los Concilios Toledanos". Fue ordenado subdiácono, el 16 de noviembre de 1934, por el Obispo de Santander con las legítimas letras dimisorias del Obispo de Madrid.
El 22 de diciembre de 1934 fue ordenado Diácono en el Palacio Episcopal de Madrid. El 6 de abril de 1935 recibió el presbiterado en la Capilla del Seminario de Madrid.

Fue cura ecónomo desde el 1 de junio de 1935 en Sevilla la Nueva (Madrid) donde se le recuerda especialmente por no querer abandonar el pueblo en los momentos de la persecución religiosa siendo asistido por los pastores de la localidad durante su refugio en el campo.

Fue detenido en Sevilla la Nueva el 28 de octubre de 1936. El 12 de noviembre de 1936 ingresa en la Prisión Provincial de Ventas (Madrid) por orden de la Dirección General de Seguridad. El 2 de diciembre de 1936 fue puesto en libertad en la cárcel donde estuvo retenido y conducido a Paracuellos del Jarama donde fue asesinado. Sus restos descansan hoy en ese lugar.

lunes, 31 de diciembre de 2012

MARIA MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA




FIESTA DEL 1 DE ENERO:

FIESTA DE MARIA, MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA





El día 1 de Enero es obligatorio ir a Misa, no sólo porque debemos dar gracias a Dios por el año que termina y para pedir por el nuevo año que acaba de entrar, sino también y más importante,  porque la Iglesia celebra la fiesta de Santa María, Madre de Dios.

La fiesta más antigua que se conoce en Occidente es la de "María Madre de Dios".  Data del siglo VI en Roma, poco después del Concilio de Éfeso, año 431, en el que se proclamó a María como  "Madre de Dios".



El título de "Madre de Dios", es el primero y más importante para la Virgen María, y de él derivan todos los demás que se le han y pueden dar, ya que de ella nació Jesucristo, quien es Dios.



Él, eterno e infinito, se encarna en María completo, como Dios y para hacerse hombre, y de ella nace Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, dos naturalezas en una sola persona.



 

María no puede ser solamente Madre de la naturaleza humana de Cristo. Como Jesucristo es una sola persona, una unidad, y sus naturalezas son inseparables una de la otra, si María es madre de la humana, también es madre de la divina.



María, como madre de Dios, es por tanto madre de la Iglesia, lo que significa que su maternidad se extiende a todos los bautizados. Así como, en la cruz Cristo la hizo madre de Juan, quien representaba a todos los creyentes en Él, la hace madre nuestra en el momento de nuestro bautismo.


 
María es la criatura más santa que ha existido sobre la tierra, ya que el privilegio de ser la Madre de Dios, es único e irrepetible, la nueva Eva de cuyo vientre nació la salvación para todos los hombres.






Por todo esto, la fecha de 1 de Enero, debemos de celebrarla con gran alegría, poniendo todos nuestros proyectos y deseos en manos de María, quien continuamente intercede por nosotros ante Dios nuestro Señor.

ORACIÓN AVE MARÍA




FELIZ AÑO NUEVO 2013




jueves, 20 de diciembre de 2012

NAVIDAD *

MISA DEL GALLO





Se denomina popularmente Misa del Gallo o Misa de Gallo, a la misa que se celebra en la medianoche (o poco antes) de Navidad. De esta forma se recibe al día de Navidad como la conmemoración del Nacimiento de Jesús.

Se trata de una de las cuatro misas que se pueden celebrar el día de Navidad: 
* Misa Vespertina. La tarde del 24 de  Diciembre.
* Misa de Gallo. Medianoche del día de Navidad.
* Misa de la Aurora o de los pastores. Antes del amanecer del   día 25 de Diciembre.
* Misa del Día. Día de Navidad. 25 de Diciembre.




¿CUÁL ES EL ORIGEN DE ESTE NOMBRE?


La Misa de Gallo, tiene sus orígenes, desde los inicios de la Iglesia cristiana, en las tres ceremonias que se dedicaban a la Natividad de Cristo en los templos de Jerusalén. Cuenta la leyenda que el nombre de esta misa se debe a que un gallo fue el primero en presenciar el nacimientos de Jesús y posteriormente se encargó de anunciarlo....


Una versión más real de la denominación de "Misa del Gallo", viene dada porque la Iglesia a la que el Papa se dirigía para esa celebración tenía lugar en la Basílica de S. Petrum in gallocantum (San Pedro del canto del Gallo).

Lo cierto es que es normal que los cristianos dieran este nombre a la misa más popular en la que se celebra el Nacimiento del Señor, pues como nos dice el evangelista San Lucas, el Señor es el Sol que nace de lo alto para iluminar a los que viven en tinieblas y sombras de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz (Lc. 1, 78-79); y el gallo es el animal que anuncia que nace un nuevo día.


Con el nombre que se le dio a esta misa se quería mostrar que el nacimiento del Señor venía a iluminar nuestras oscuras vidas, a veces. ¿Qué mejor nombre para una misa en la que se nos da a conocer la luz que nos trae el nacimiento de Jesús?










ADORNOS NAVIDEÑOS

COLGADURA DEL NIÑO JESÚS





Es una iniciativa sencilla y económica.  Se trata de adornar los balcones o ventanas de la propia casa con una colgadura del Niño Jesús. También se le conoce con el nombre de "balconada".


Un tapiz vistoso que recordará a todos, a los habitantes de la vivienda y a los que pasen por delante, que:

 "La Navidad, es la fiesta en que se celebra
el Nacimiento de Jesús"





LEYENDA DE LA FLOR DE PASCUA

 
Cuando Dios, creó la naturaleza en la  Tierra, les pidió a las plantas que crearan sus mejores flores para entregar al mundo y que cada una seleccionara las estaciones del año para su nacimiento.



Cierto día, Dios vio que una planta en especial desde el momento de su nacimiento daba todo lo más sagrado que se encontraba en su esencia, con el fin de ser elegida por los humanos para llevar a sus vidas la belleza, amor, armonía y la sabiduría.

Pero por más que se esforzaba por ser elegida, nadie se paraba ante ella para admirarla, nadie la apreciaba pues sus flores eran muy pequeñas y sus hojas muy grandes y solo de color verde; esto la entristecía. Sin embargo no dejaba de luchar por ser feliz, aun cuando ningún hermano la quería.

Al ver esto, Dios fue hasta la planta y le dijo: “Veo que eres muy hermosa y que realizas tu misión con mucho amor, aun cuando tu belleza no es valorada y sin embargo luchas por ser feliz dando tu amor incondicional a tus hermanos pues sabes que lo necesitan. Por eso te voy a dar mi sangre.
Cuando la depositó en sus hojas, se transformaron en el rojo más hermoso que existía, y así se convirtió en la flor más bella, que florecería además en la época más importante de la Tierra, en Navidad.


Desde aquel momento la planta de flor pequeña y de grandes hojas se transformó en la bella Flor de Nochebuena, haciéndola la más representativa de la Navidad.



FLOR DE PASCUA


sábado, 15 de diciembre de 2012

NAVIDAD - EL BELÉN

EL BELÉN





El Belén, o  Pesebre, es uno de los símbolos cristianos más conocidos durante las fechas Navideñas.  La representación del nacimiento de Cristo forma parte de una tradición de la Iglesia que se remonta a hace más de ocho siglos. Debe ser un estímulo para explicar con todo detalle el porqué y el cómo el Salvador del mundo se hizo hombre.


Al parecer el origen de los belenes se sitúa en plena Edad Media. Se cree que fue S. Francisco de Asís, fundador de la Orden Franciscana, el iniciador de la representación del nacimiento entre los años 1200 y 1226. En la Navidad de 1223, estando en la ermita de Greccio, una fuerza divina lo impulsó a reproducir en vivo el misterio del nacimiento, para lo que pidió la autorización al Pontífice Honorio III.


Francisco, ayudado por un soldado llamado Juan de Grecio, comenzó los preparativos 15 días antes del 25 de diciembre. Eligió un lugar abierto donde pusieron un paño blanco, igual que sobre un altar y llevaron una gran cantidad de heno. Luego trasladaron un asno, un buey y gran cantidad de otros animales. Nueve días antes del 25 de diciembre convocó a todo el pueblo para celebrar una misa en presencia de la representación del Nacimiento.


El papa Honorio III concedió indulgencia a todos los que asistieron a la ceremonia y el heno que se ocupó para el pesebre, sirvió para sanar a las personas y a los animales.


La idea de reproducir el nacimiento se popularizó rápidamente en todo el mundo cristiano. De los seres vivos se pasó a la utilización de figuras de barro y demás materiales.


RITO DE BENDICIÓN DEL BELÉN NAVIDEÑO

Todos los presentes santiguándose, dicen:

En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

El padre de familia dice:

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales. En los cielos, en Cristo.

Todos responden:

Bendito sea el Señor por los siglos.


LECTURA

Uno de los presentes, lee el siguiente texto de la Sagrada Escritura:

Escuchad ahora, hermanos, las palabras del Santo Evangelio según san Lucas:

"En aquellos días José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre. Palabra del Señor".


ORACIÓN DE BENDICIÓN

Luego el padre de familia, con las manos juntas, dice la oración de bendición:

"Señor Dios, Padre nuestro, que tanto amaste al mundo, que nos entregaste a tu Hijo único nacido de María la Virgen, dígnate bendecir este nacimiento y a la comunidad cristiana que está aquí presente, para que las imágenes de este Belén ayuden a profundizar en la fe a los adultos y a los niños. Te lo pedimos por Jesús, tu Hijo amado, que vive y reina por los siglos de los siglos".

Todos responden:

Amén.

Al final, todos los presentes se santiguan diciendo:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


El Belén es de todos, aunque especialmente levante el deseo de los menores. Esas casitas de corcho, esos pastores de barro camino de la cueva, las simuladas montañitas al fondo de la superabundante flora, el río y el hilito de agua escurriéndose de una fuente, queda animado por el calor de los pequeños y voluntariamente buscado por los grandes. Es cierto,  que si los pequeños dejan en el Belén doméstico, su trabajo y su cariño, los mayores se rinden en simpatía con él.

El Belén, lleva inyectado algo de amor franciscano que se valora con el paso de los siglos. El Belén, puede ser, la sonrisita de Jesús para los que se reúnen en torno a él. Y siempre, nos tiene que transmitir, el testimonio del amor profundo que Jesús siente hacia cada uno de nosotros.










NAVIDAD

 EL ÁRBOL DE NAVIDAD


El Árbol de Navidad,  nos trae a la memoria el árbol del Paraíso, de cuyo fruto comieron Adán y Eva desobedeciendo a Dios.



El árbol entonces nos recuerda el origen de nuestra desgracia: el pecado. 



Y nos recuerda que el  Niño que va a nacer de Santa María, es el Mesías prometido que viene a traernos el don de la reconciliación.



LAS BOLAS NAVIDEÑAS


Evocan el fruto del árbol del Paraíso. Nos recuerdan que Jesús es el auténtico fruto que nos puede salvar y que nos trae, el ser semejantes a Dios.





LAS LUCES


Nos recuerdan que el Señor Jesús es la luz del mundo, que ilumina nuestra vidas, sacándonos de las tinieblas del pecado y guiándonos en nuestro peregrinar hacia la Casa del Padre.



LA ESTRELLA

Al igual que en Belén, hace dos mil un años, una estrella se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño Jesús, con María su Madre, causando este acontecimiento una gran alegría en los Reyes Magos. Hoy una estrella corona nuestro árbol recordándonos que el acontecimiento del nacimiento de Jesús, ha traído la verdadera alegría a nuestras vidas.



LOS REGALOS


Colocados a los pies del árbol, simbolizan aquellos dones con los que los Reyes Magos adoraron al Niños Dios.  Además, nos recuerdan que, tanto amó Dios Padre al mundo que le entregó (le regaló), a su único hijo para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.




RITO DE BENDICIÓN DEL ÁRBOL NAVIDEÑO

Todos los presentes, santiguándose, dicen:

En el nombre del padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

El padre de familia dice:

Bendito sea Dios,
Padre de nuestro Señor, Jesucristo,
Que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales.
En los cielos, en Cristo.

Todos responden:

Bendito sea el Señor por los siglos.



LECTURA

Uno de los presentes, lee el siguiente texto de la Sagrada Escritura:

Escuchemos con atención:

"Vendrá a ti, Jerusalén, el orgullo del Líbano, con el ciprés y el abeto y el pino, para adornar el lugar de mi santuario y ennoblecer mi estado".


ORACIÓN DE BENDICIÓN

Luego el padre de familia, con las manos juntas, dice la oración de bendición,

Oremos

Bendito seas, Señor y Padre nuestro,
Que nos concedes recordar con fe
En estos días de Navidad.
Los misterios del nacimiento del Señor Jesús.
Concédenos, a quienes hemos adornado este árbol
Y lo hemos embellecido con luces,
Con la ilusión de celebrar
la Navidad del nuevo milenio
Que podamos vivir también a la luz de los ejemplos
De la vida plena de tu Hijo
Y ser enriquecidos con las virtudes
Que resplandecen en su santa infancia.
Gloria a Él por los siglos de los siglos.


Todos responden:
Amén.

Al final, todos los presentes, santiguándose, dicen:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.





FELIZ NAVIDAD

lunes, 10 de diciembre de 2012

ADVIENTO


ADVIENTO: PREPARACION DE LA NAVIDAD





El Adviento es el periodo de preparación para celebrar la Navidad y comienza 4 domingos antes de la Navidad. Además se encuentra en el comienzo del Año Litúrgico católico.

Este año 2012, ha comenzado el domingo 2 de Diciembre y el último domingo de Adviento será el 23 de Diciembre.

Adviento viene del latín adventus, que significa venida, llegada.

El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia. El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.
  



LA CORONA DE ADVIENTO





La corona de Adviento es una forma visible de vivir y celebrar nuestra espera del Hijo de Dios, en templos y capillas de parroquias y comunidades, y también en nuestros hogares.




Se construye con ramas verdes y en ella se insertan cuatro velas, que se van encendiendo, una a una, a partir del primer domingo de Adviento.



La corona de adviento está formada por una gran variedad de símbolos:


LA FORMA CIRCULAR

El círculo no tiene principio ni fin. Es señal del amor de Dios, que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe de terminar.


LAS RAMAS VERDES
 
Verde es el color de esperanza y vida, y Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas.

Los frutos rojos que adornan la corona representan los frutos del jardín del Edén, con Adán y Eva que, trajeron el pecado al mundo pero recibieron también la promesa del Salvador Universal.
El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre.


LAS CUATRO VELAS
 
Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de adviento o al hacer la oración en familia.

Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona.


La proclamación del Evangelio es un momento propicio para encender cada vela en la Iglesia, lo que se puede replicar en casa junto a una oración.



Bendición de la Corona de Adviento
Infunde, Señor, tu Gracia en nuestros corazonesy derrama tu bendición sobre esta Corona de Adviento,
humilde ofrenda de ramas y cirios
que acompaña el caminar de tu Iglesiaen la espera de la venida de Tu Hijo,
Luz de Vida y Salvación para el mundo.
Por Jesucristo, Nuestro Señor.

Amén





Imprímelo, encuentra el camino a la Navidad y coloréalo.





viernes, 7 de diciembre de 2012

VIRGEN DE LA INMACULADA CONCEPCION




INMACULADA CONCEPCIÓN





El 8 de diciembre se celebra la Inmaculada Concepción de María, patrona de España. En 1854, el Papa Pío IX proclamó que Dios había preservado inmune a la Virgen de toda mancha de pecado original desde el primer instante de su concepción.


En la doctrina de la Inmaculada Concepción, la Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo, y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado y, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios. La doctrina se reafirma con la expresión "llena eres de gracia", contenida en el saludo del arcángel Gabriel y recogida en la oración del Ave María.



España celebra a la Inmaculada como patrona y protectora desde 1644, siendo el 8 de diciembre fiesta de carácter nacional, y se declaró fiesta de guardar en toda la Iglesia desde 1708 por orden del papa Clemente XI.
Sin embargo, la tradicional Vigilia de la Inmaculada, que tiene lugar en las parroquias y catedrales de todas las diócesis españolas cada 7 de diciembre, tardó algo más en consolidarse como la expresión por excelencia de la devoción mariana. No fue hasta el año 1947,  por iniciativa del sacerdote jesuita Tomás Morales, actualmente en proceso de canonización.




Durante la celebración de dicha festividad, los sacerdotes españoles tienen el privilegio de vestir casulla azul. Este privilegio fue otorgado por la Santa Sede en 1864, como agradecimiento a la defensa del dogma de la Inmaculada Concepción que hizo España.






La patrona de la Infantería Española es la Inmaculada Concepción.  





 
En nuestras catedrales y parroquias,  que llevan nada menos que 48 años promoviendo la Vigilia de la Inmaculada, se pedirá a la Virgen María que "nos ayude y nos permita en los actuales momentos de gravísima crisis moral, religiosa y económica que padecemos, salir de esta situación con la fe, esperanza y fortaleza que siempre proporciona acercarnos a nuestra Madre".







ORACIÓN A LA INMACULADA
CONCEPCIÓN


Inmaculada Madre de Dios, Reina de los cielos, Madre de misericordia, abogada y refugio de los pecadores: he aquí que yo, iluminado y movido por las gracias que vuestra maternal benevolencia abundantemente me ha obtenido del Tesoro Divino, propongo poner mi corazón ahora y siempre en vuestras manos para que sea consagrado a Jesús.

A Vos, oh Virgen santísima, lo entrego, en presencia de los nueve coros de los ángeles y de todos los santos; Vos, en mi nombre, consagradlo a Jesús; y por la filial confianza que os tengo, estoy seguro de que haréis ahora y siempre que mi corazón sea enteramente de Jesús, imitando perfectamente a los santos, especialmente a San José, vuestro purísimo esposo.
Amén.



 









martes, 4 de diciembre de 2012

SANTA BÁRBARA



SANTA BÁRBARA







Durante el reinado de Maximiano en la ciudad de Nicomedia (actualmente Izmit, Turquía) había un hombre muy rico llamado Dióscoro, quien era pagano, supersticioso y no creía en Dios.


Dióscoro, tenía una hija muy hermosa llamada Bárbara, a la cual ni apreciaba, ni quería mucho. Dióscoro, no quería que Bárbara se relacionara con la gente, así que hizo construir una torre muy alta y allí encerró a su hija hasta que decidió entregarla en matrimonio a uno de los príncipes que la pretendían atraídos por el misterio que rodeaba su encierro.



Bárbara sintiéndose ofendida le dijo a su padre: "Padre mío, mi decisión es no casarme, pues nunca he pensado en ello, así que te ruego que no me obligues a hacerlo".




Realmente hablaba en serio, ella vivía pensando en llevar una vida perfecta sumida en la búsqueda del verdadero y único Dios, por lo tanto pensaba que si accedía a las proposiciones de los príncipes se alejaría de su meta: el acercamiento al ser supremo.


Esto decepcionó tanto a Dióscoro que fue a vivir a un país lejano por un tiempo.

Bárbara ante la ausencia de su padre aprovechó para colocar una cruz en el baño y añadió una ventana más a las dos que ya tenía la torre para así simbolizar a la Santísima Trinidad.


Luego de esto Bárbara fue bautizada y siguiendo una de las costumbres místicas de San Juan Bautista sólo comía miel y langostas. Luego del bautizo de Bárbara dicho baño, que estaba formado por una serie de piscinas, quedó consagrado y se sabe que allí los ciegos de nacimiento recobraban la vista. 

Después de esto, se retiró a orar y a venerar a Dios en la torre y en ese momento fue consagrada por el Espíritu Santo y adquirió la gloria espiritual que poseen todos los santos.

Cuando su padre regresó del viaje, ya habían terminado la reestructuración de la torre y éste le preguntó a los obreros: ¿Por qué habéis hecho tres ventanas?, y ellos sorprendidos contestaron: "Porque su hija nos lo ordenó". Ante esto Dióscoro mandó a llamar a Bárbara para definitivamente conseguir una respuesta al dilema que se le había presentado con las tres ventanas.

Cuando su hija se presentó le hizo la misma pregunta y la respuesta fue la siguiente: "Mandé a hacer una ventana más para que fueran tres, porque tres ventanas dan luz a todo el mundo y a todas las criaturas, en tanto que dos ensombrecen el Universo". Entonces se dirigió con ella a los baños y le preguntó, con gran ánimo de que le aclarara la situación, por qué una tercera ventana si con las dos que habían llegaba suficiente luz al lugar, y Bárbara respondió: "Esas tres ventanas representan claramente al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, los cuales son tres personas en un solo Dios, en el que debemos creer y al único que debemos adorar".




 
La reacción de Dióscoro fue violenta, tanto así que saco su espada para matar a su hija allí mismo, pero la ya consagrada virgen comenzó a orar y milagrosamente levitó por los aires gracias a la protección divina y llegó volando a una lejana roca inmersa en las montañas. Testigos de esto fueron dos pastores que la vieron volar y a su padre persiguiéndola preso de la ira.


Al llegar a las montañas Dióscoro la tomó por los cabellos y decidió llevarla para ser juzgada y limpiar su propio nombre ante la gente de la ciudad. Bárbara fue apresada y enjuiciada, apaleada y torturada durante días.



Pero, Dióscoro cegado por la obsesión de limpiar su nombre arrebató a Bárbara de las manos del juez y la llevó a la cumbre de una montaña junto a otra mártir llamada Juliana.

En el camino Santa Bárbara se alegró porque sentía que se aproximaba el premio a su devoción por Dios y mientras su padre la arrastraba hacia la montaña hizo la siguiente oración: "Señor Jesucristo, Creador del Cielo y de la Tierra, te ruego que me concedas tu gracia y escuches mi oración por todos aquellos que recuerdan tu nombre y mi martirio.


Después de esto fue decapitada por la
mano de Dióscoro, su propio padre, junto a Juliana, recibiendo las dos en ese momento la corona del martirio.


Luego de haber finalizado el horrendo crimen Dióscoro comenzó a bajar de la montaña y en el camino fue fulminado por un rayo que descendió de los cielos, cual fuego celestial.




 

Santa Bárbara es la patrona de los militares, específicamente de los artilleros.
También lo es de los mineros, arquitectos, albañiles y constructores, esto es debido a lo que relata su historia cuando remodelaron la torre donde vivía.




Santa Bárbara se celebra el día 4 de Diciembre, y es la patrona de nuestro pueblo de Sevilla La Nueva (Madrid).



La celebración de Santa Bárbara en nuestro municipio, tiene su origen en 1590, cuando un pedrisco arruinó toda la cosecha dejando a los habitantes en la misera. Vecinos y Ayuntamiento, acordaron hacer voto y promesa públicos de guardar la fiesta de Santa Bárbara, protetora frente a las tormentas, hacer procesión y edificar una ermita en su honor. Pese a que la ermita de Santa Bárbara, se demolió a principios del siglo XIX, sigue vigente el voto de 1590 y la devoción popular.


Por ello, el día de Santa Bárbara es el 4 de diciembre, aunque el municipio de Sevilla La Nueva acostumbra a celebrarlo el primer sábado del mes de diciembre. Con esta tradicional hoguera, en honor a la patrona, se consigue reunir  todos los años, a muchos sevillanovenses, que desafiando al frío, se acercan a contemplar el fuego y a escuchar el dulce crepitar de la leña de la hoguera......